Menú

Joven biólogo crea mariposario para el disfrute de todos en Las Piedras

Además de ayudar a la procreación de especies en un espacio urbanizado, sirve para educar sobre la vida de las mariposas.

Un joven biólogo de Las Piedras convirtió en una realidad la idea de poder compartir su pasión por el estudio de un grupo de animales, creando un mariposario en un parque de su comunidad con el respaldo de sus familia y vecinos, así como de un sinnúmero de personas que acuden allí a disfrutar de esa pequeña maravilla en vías de expansión.

En esta casita de mallas verdes, la gente puede disfrutar de la magia de decenas de mariposas de cuatro especies distintas revoloteando a su alrededor, mientras Ian José Pérez les explica todo lo relacionado a la vida de estos coloridos insectos, desde que ponen sus huevos hasta que pasan por las etapas de oruga, luego pupa o crisálida, hasta convertirse en la grácil mariposa.

Según relató Ian, la idea del Mariposario Arlequín nació de su experiencia como voluntario en un mariposario en la escuela María T. Delgado de San Lorenzo, y los conocimientos que ha ganado en sus estudios de biología.

Así que, una vez terminó su bachillerato, “me dije, pues qué mejor que hacer un mariposario en mi comunidad, para el disfrute de la comunidad y de todo el mundo en general”.

Comenzó como un proyecto personal, con una propuesta para conseguir algunos fondos, “porque es un proyecto costoso”, y además tenía que presentarlo ante el municipio de Las Piedras, porque el terreno donde iba a levantar el mariposario, en la urbanización Las Campiñas 1, es del municipio y no de la urbanización.

El Mariposario Arlequín está localizado en la urbanización Las Campiñas 1, en Las Piedras

Comenzó a desarrollar la propuesta, planes de manejo y otros documentos para verano de 2020, pero por la pandemia del COVID-19 y el confinamiento que se ordenó, tuvo que ponerlo en pausa por un tiempo. No obstante, “continuamos en las propuestas, las reuniones, recogiendo firmas en la comunidad, y orientando a la comunidad de qué era el proyecto y si estaban de acuerdo o no”.

“Las personas, al saber que íbamos a hacer un mariposario, que es algo único y terapéutico, literalmente, porque las personas vienen a relajarse, pues recogiendo las firmas, la gente se emocionaba y firmaba, ‘¡qué brutal, qué bueno! Vamos a hacer algo nuevo para la urbanización’. Siempre estuvieron apoyando en todos los sentidos”, comentó.

Finalmente, en enero pasado, comenzó la construcción, poco a poco, “porque no hay dinero para hacerlo todo de cantazo”. Sin embargo, comenzó a vender un kit, “un vasito con una oruguita que se le vende a la persona, para que aprendan y tengan la experiencia de ver el proceso completo de la metamorfosis de la mariposa”, y así pudo recaudar dinero suficiente para poder culminar la primera fase del mariposario.

“Ahí comenzamos a recibir a las personas los fines de semana, sábados y domingos, en un período de 11:00 a.m. a 5:00 p.m., por cita previa, pues por lo del COVID no podemos recibir a tanta gente de cantazo”, agregó.

“Cuando las personas llegan al mariposario, primero le explicamos un poquito del proceso de metamorfosis de las mariposas; hablamos de cosas bien curiosas de una especie endémica de Puerto Rico, la mariposa Arlequín, o por su nombre científico Atlantea tulita. Es por eso que al mariposario se le da ese nombre, para crear esa conciencia de que tenemos una mariposa endémica, como el coquí y la cotorra (puertorriqueña)”, comentó sobre lo que ofrece el mariposario al visitante.

Abundó que cuando habla de especie endémica se refiere a una que solo se encuentra en un área específica, y en más ningún lugar del mundo. En el caso de la mariposa Arlequín, solo se encuentra en un área del oeste de Puerto Rico y está protegida.

En este punto, las personas pueden ver los huevos de una especie de mariposas a través de un microscopio, así como el detalle de las escamas en el ala de otra, recogida luego de su muerte natural. También pueden observar orugas, y crisálidas de mariposas diurnas, “que son las que solemos ver de día”, y nocturnas, “que son las que vemos de noche, algunas son las grandotas que solemos ver pegadas a las paredes de noche cuando prendemos las luces”.

Entretanto, Ian explica todo el proceso de la metamorfosis de estos Lepidópteros, que es el nombre científico del orden donde se agrupan las mariposas, tanto diurnas como nocturnas.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN PRIMERAHORA.COM