Menú

Jóvenes aprenden de agroecología y ambiente

Desconectados de celulares y consolas de videojuegos, 20 jóvenes entre las edades de ocho a 12 años acamparon bajo las bambúas en los terrenos del Antiguo Acueducto del río Piedras durante cinco días, como parte de los Talleres de Inmersión que ofrece durante la época de verano la organización Para la Naturaleza.

Taller-Inmersion-Para-La-Naturaleza-Puerto-Rico

El Antiguo Acueducto data de finales del siglo 19 y fue la primera fuente de agua potable para la ciudad de San Juan. En el 2015 fue denominado Tesoro Histórico por el National Trust for Historic Preservation. 

Los Talleres de Inmersión Para la Naturaleza ofrecen la posibilidad de explorar las maravillas de áreas naturales protegidas, integrando la educación ambiental con la diversión.

Mediante diversas actividades, los participantes adquieren destrezas que les permiten apreciar y valorar la naturaleza, a la vez que viven nuevas experiencias junto a jóvenes voluntarios e intérpretes del equipo Para la Naturaleza.

Luego de su primer año de participación, los jóvenes pueden regresar como líderes ambientales durante los siguientes años para apoyar durante los Talleres.

Como parte de las actividades los participantes exploraron el Cañón de San Cristóbal en Barranquitas, bajaron hasta el Charco Azulnadaron en el río, conocieron las características de este ecosistema. También visitaron el Vivero de Río Piedras donde aprendieron a identificar, sembrar y cuidar árboles nativos y endémicos, así como un paseo por el Caño Martín Peña y el Estuario de la Bahía de San Juan.

“Dejé respeto aquí y me llevo amigos, amor y aprendizaje”, comentó Gala Rodríguez Belén una de las participantes. Mientras, Rebeca Santana compartió que su parte favorita del Taller fue bajar hasta el Charco Azul del Cañón de San Cristóbal en Barranquitas, “fue súper divertido”.

Por su parte, Juan Antonio Villegas, padre de uno de los participantes comentó que, “como padre recibí un trato muy especial. Los líderes siempre están disponibles para atender a los padres cuando llamamos a preguntar por nuestros hijos. Sentimos seguridad y confianza que nuestros niños están en buenas manos”.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN EyBoricua