Menú

La AAA activa planes de contingencia para embalses en nivel de observación

Por ahora, la interrupción del servicio de agua está descartada, pero la sequía moderada sigue expandiéndose.

Al tiempo que las zonas de sequía moderada siguen aumentando en la isla, cuatro de los principales embalses se mantienen en nivel de observación y la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) ya implantó medidas de contingencia para prolongar sus abastos.

La presidenta ejecutiva de la AAA, Doriel Pagán, aclaró, de inmediato, que dichas medidas no contemplan –en este momento– racionar el servicio de agua a los clientes de la corporación pública. “Por ahora, seguimos en operación normal”, dijo en entrevista con El Nuevo Día.

Ayer, jueves, el Monitor de Sequía de Estados Unidos publicó su más reciente informe para Puerto Rico, en el que se precisa que la sequía moderada se extendió del 15.12% al 18.16% de la isla respecto a la semana pasada, es decir, un aumento de 3.04%.

Según el informe, el 68.38% del territorio está bajo condiciones anormal o atípicamente secas, y se estima que 552,723 personas viven en las zonas afectadas por la falta de lluvia.

Mientras, los cuatro embalses en nivel de observación son Patillas, Toa Vaca, Carite y Guajataca. De esos, Carite y Patillas fueron los últimos en ubicarse en el nivel que antecede al de ajustes operacionales.

“Ya hay planes de contingencia activados para estos embalses, pero no afectan el servicio a los clientes”, reiteró Pagán.

Mencionó que, en Patillas, por ejemplo, “pusimos a operar varios pozos que teníamos en ‘stand-by’ (reserva)”. Típicamente, en situaciones como esta, la AAA también hace redistribuciones de flujo en su sistema y control de presiones, entre otras acciones.

La semana pasada, el Sistema Nacional Integrado de Información de Sequía (NIDIS, en inglés) y sus colaboradores publicaron un informe en el que expusieron que, según los pronósticos a largo plazo, la precipitación en Puerto Rico permanecerá cerca o por debajo de lo normal, al menos, hasta julio.

Atienden la pérdida

Por otro lado, Pagán informó que la AAA trabaja en un proyecto de recuperación de pérdida de agua, que se divide en tres iniciativas: instalación de metros de flujo, manejo de presiones y detección de fugas.

La propia AAA ha admitido, por años, que pierde hasta el 60% del agua que produce, tanto por razones físicas (salideros, desbordes de tanques, etc.) como comerciales (hurto). Esta vez, sin embargo, la presidenta ejecutiva se abstuvo de ofrecer una nueva cifra, pues dijo que prefiere esperar al resultado del proyecto. “Dar un número ahora sería una especulación”, indicó.

De acuerdo con Pagán, la AAA ya sobrepasó la meta de medir el 85% de su producción. Dicha meta estaba inicialmente pautada para alcanzarse el próximo 30 de junio. “Tenemos cerca de 100 metros de flujo instalados, midiendo con una lectura validada, y vamos a continuar porque queremos tener una medición completa. Ese es el primer paso para poder dar números precisos en cuanto a la pérdida”, expresó.

En cuanto al manejo de presiones, señaló que ya se identificaron 39 zonas a lo largo y ancho de la isla, las cuales son candidatas para optimización. “Esto se refiere a lo que es la instalación o reparación de reguladoras de presión, ajustes en el sistema de distribución y todo lo que tiene que hacerse para el balance hidráulico y llevar los sistemas a una presión adecuada que evite roturas”, explicó.

Y sobre las fugas, contó que la AAA está comprando “equipo especializado” para la detección de salideros y adiestrando empleados para la realización de los trabajos. También, ya se identificaron áreas que requieren “una potencial renovación de tuberías, y vamos a estar trabajando eso con el presupuesto del nuevo año fiscal”, que inicia el próximo 1 de julio. Pagán describió las renovaciones como “proyectos a gran escala”.

Aunque no proveyó el costo de las iniciativas de recuperación de pérdida de agua, aseguró que el proyecto es parte del plan fiscal de la AAA y que los fondos fueron autorizados por la Junta de Supervisión Fiscal.

Adelante con el dragado

Entretanto, Pagán informó que la AAA continúa en gestiones con la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) para obtener la financiación del dragado del embalse Carraízo, una de las principales fuentes de abasto del área metropolitana y pueblos aledaños.

Para el dragado, dijo, se necesitarían unos $50 millones, que saldrían que de los $3,700 millones que FEMA ya autorizó para atender los daños ocasionados por el huracán María en la infraestructura de la AAA.

“Seguimos con la misma dirección de poder finalizar los trámites que estuvimos realizando con FEMA en cuanto a la autorización para la designación de los fondos para el dragado. Seguimos intensamente en coordinación con ellos… las reuniones son semanales. Así que todo sigue su marcha, en el sentido de poder lograr el acuerdo interagencial para que (los fondos del dragado) puedan ser asignados”, indicó.

Recordó que la AAA contrató a una firma privada que, actualmente, realiza estudios de ingeniería para determinar la manera más costo-efectiva de remover los sedimentos en Carraízo, que se estima ha perdido la mitad o un poco más de su capacidad de almacenaje. “Si no tuviéramos la certeza ni la convicción de que es un proyecto necesario, no hubiésemos contratado a esa compañía”, acotó.

Otro proyecto en la mira de la AAA, pero a muy largo plazo, es la construcción del embalse Valenciano, en Juncos. Se trata de una obra de la que se lleva hablando más de una década y para la cual se necesitarían unos $200 millones.

Pagán explicó que, como no es una estructura existente, no cualifica para fondos de FEMA. En su lugar, la AAA sometió una solicitud al Programa de Subvenciones en Bloque para el Desarrollo Comunitario (CDBG, en inglés).

“Ahora mismo, estamos en el proceso de hacer un reporte de ingeniería para poder continuar con el proceso que requiere la solicitud de los fondos CDBG”, dijo.

Pese a que las tendencias demográficas son a la baja y a las iniciativas de recuperación de pérdida de agua en curso, la presidenta ejecutiva justificó la propuesta construcción del embalse. “Tendríamos disponible una reserva adicional para eventos de necesidad, incluyendo sequías. También, nos pudiera ayudar para lo que es el manejo de Carraízo y para el área de Juncos y toda la zona este sería beneficioso”, puntualizó.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ELNUEVODIA.COM