Menú

La Agencia de Protección Ambiental propone alternativa para lugares abandonados

El Programa de Brownfields provee subvenciones y asistencia técnica para evaluación, limpieza de forma segura y reutilización de modo sostenible

propiedad abandonada en Ponce

La cantidad de lugares abandonados en la isla aumentó grandemente luego de los huracanes Irma y María, y en medio de los trabajos relacionados con la recuperación, el Programa de Brownfields de la Agencia federal de Protección Ambiental (EPA) surge como alternativa para optimizar su aprovechamiento.

El Programa aporta subvenciones y asistencia técnica a municipios, agencias estatales y organizaciones sin fines de lucro para evaluar, limpiar de forma segura y reutilizar de modo sostenible aquellas propiedades abandonadas, contaminadas y subutilizadas, también conocidas como “brownfields”.

Nacido en la década de 1990 como una propuesta de la Conferencia de Alcaldes de Estados Unidos, el Programa parte de la premisa de que el desarrollo de estructuras y terrenos abandonados mejora las economías locales y crea un ambiente donde pueda crecer la oferta de empleo.

Según datos públicos de la EPA, Puerto Rico tiene 152 lugares “brownfields” registrados en los 78 municipios. En su momento, muchas de estas propiedades albergaban industrias cuyos procesos de manufactura pueden haber utilizado sustancias peligrosas o contaminantes, así como productos de petróleo.

En opinión de la directora de la División de Protección Ambiental del Caribe de la EPA, Carmen Guerrero, la lista de lugares “brownfields” podría aumentar durante la recuperación posciclones.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com