Menú

La autogestión energética le devuelve el agua a comunidades de Cayey

Vecinos de Brisas del Torito se esforzaron en hacer funcionar el acueducto comunitario a través de la “siembra” de una finca solar

Brisas del Torito en Cayey

Cayey – Maximino Resto Ortiz, de 80 años, y su esposa Francisca Ruiz Vega, de 77, pasaron la noche antes del huracán Irma a oscuras en el Barrio Matón Arriba de Cayey. Este matrimonio, al igual que las otras 66 familias en Brisas del Torito, perdió el servicio de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) con los vientos avizores del primer ciclón de septiembre 2017.

Sin embargo, Mino y Panchita, como se les conoce en el barrio donde viven hace 39 años, no lamentaron la falta de electricidad tanto como la del agua. Y es por que los 167 vecinos de Brisas, ancianos en su gran mayoría, tuvieron que sobrevivir sin acceso a su acueducto comunitario por más de cinco meses y medio, proceso en el que cuatro de sus vecinos más ancianos, que permanecían postrados en cama antes de la temporada ciclónica murieron.

Después de vivir tres meses en condiciones inhumanas, como las describió el líder comunitario Johnny Bonilla, los vecinos de Brisas se enfocaron en alcanzar la autogestión energética. Para el mes de junio comenzaron a ver el fruto cuando inauguraron su propia finca solar que les devolverá acceso al agua, sin importar qué depare la próxima temporada ciclónica para el tendido eléctrico de la AEE en su comunidad en la montaña.

“Desde Irma, acudimos a FEMA, (Agencia Federal para el Manejo de Emergencias), Guardia Nacional y el municipio para que nos proveyeran una planta eléctrica para nuestra bomba, pero todos nuestros intentos fueron denegados”, relató Bonilla, un técnico de acondicionares de aire que se vio forzado a tomar las riendas de su vecindad tras la repentina salida del país del portavoz comunitario a pocos días del primer huracán.

El Nuevo Día obtuvo copia del comunicado que emitió FEMA denegando la planta a esta comunidad.

“Desafortunadamente, aún estamos tratando de asegurar el sistema de salud, llevar agua a los ciudadanos y asegurar que las aguas sucias sean tratadas debidamente. En estos momentos, no tenemos recursos suficientes para proveer un generador comunitario”, reza la misiva enviada por Steve Ward de la división de Generator Support Operations.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com