Menú

La Casa de la Cultura Ruth Hernández Torres reabre sus puertas

El espacio riopredense entrará en funciones luego del reclamo de residentes y artistas

Zenia González Clemente directora de la Junta Comunitaria del Casco Urbano de Río Piedras

Luego de un año cerrada, la Casa de la Cultura Ruth Hernández Torres, en Río Piedras, abrió finalmente sus puertas este mes gracias al esfuerzo de la Junta Comunitaria del Casco Urbano de Río Piedras, que ahora estará a cargo del manejo de este centro cultural.

La antigua casona, ubicada entre la esquina Ponce de León y la calle Georgetti, es propiedad del municipio de San Juan que por los pasados 17 años ha estado a cargo del manejo de la casa. Hace dos meses, sin embargo, el municipio de San Juan le propuso a la Junta Comunitaria un acuerdo de coadministración tras la insistencia de la misma organización en reabrir este importante centro. Luego de una reunión entre los residentes de la zona y la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, surgió esta oferta que la comunidad recibió con los brazos abiertos.

Zenia González Clemente, presidenta de la Junta Comunitaria del Casco Urbano de Río Piedras, compartió que el sueño de los que abogaron por el rescate y reapertura de esta casa hace más de dos décadas siempre fue que la comunidad administrara el espacio, como ha sucedido ahora. El acuerdo de coadministración -que aún no se ha firmado- establece que el municipio se encargará del pago de agua y luz del espacio por los primeros cuatro años y la Junta Comunitaria del mantenimiento y todo el manejo de la casa, incluyendo el pago de empleados. Una de las obligaciones que establece el arreglo es que se tienen que ofrecer servicios gratuitos para la comunidad, según explicó González Clemente.

“Río Piedras no tiene un centro cultural comunitario y cuando se gestó la idea de esta casa se soñaba con un centro comunal para Río Piedras, así que este es el sueño de muchos años de la profesora Ruth Hernández Torres, quien estuvo liderando este proyecto de rehabilitación por muchos años. Esto era una casa abandonada y para ese entonces la profesora Hernández Torres y el grupo que trabajaba con ella lograron que se comprara la casa, se rehabilitara, para convertirla en el centro cultural comunitario de Río Piedras. Pasaron muchas administraciones y todas secuestraron la casa y ninguna quiso dársela a la comunidad, hasta ahora”, expresó González Clemente.

La líder comunitaria y residente de Río Piedras admitió que se será un gran reto el administrar el proyecto porque no cuentan con ingresos recurrentes ni fondos para llevar a cabo las funciones. Pero, en cambio, tienen un gran equipo de voluntarios y aliados con los que están trazando estrategias para lograr allegar fondos y continuar con el trabajo que se había iniciado bajo Gisela Rosario y Helen Ceballos, pasadas coordinadoras de la Casa de Cultura Ruth Hernández Torres.

“Tenemos que lograr que en estos cuatro años la Casa produzca para poder autosostenerse, para poder pagar el mantenimiento de la casa y los gastos que sean necesarios”, dijo, toda vez que señaló que las metas no son imposibles, pues como parte del acuerdo pueden rentar la propiedad para actividades privadas,así como para conciertos y espectáculos.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com