Menú

La EPA advierte que disposición adecuada de baterías es esencial

Su adquisición se ha multiplicado tras el paso de los huracanes Irma y María, pero no dejan de ser residuos domésticos peligrosos que requieren un manejo particular

disposicion adecuada de baterias

Aparte de ser uno de los artículos más solicitados tras el paso de los huracanes Irma y María, las baterías son desperdicios domésticos peligrosos que requieren especial manejo y disposición o, de lo contrario, pueden poner en peligro la salud pública y el medio ambiente.

Zinc, manganeso, aluminio, cadmio y cobre son algunos de los metales pesados en las baterías, que también generan un ácido corrosivo.

“La situación de emergencia por los huracanes ha generado una mayor cantidad de baterías. Mucha gente depende de ellas para poder iluminarse. Si esa cantidad de baterías llega a los vertederos, vamos a tener un gran impacto”, advirtió la directora de la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA, en inglés) en Puerto Rico y el Caribe, Carmen Guerrero.

Dijo que la cantidad de baterías en los hogares puertorriqueños podría aumentar aún más durante la época navideña, pues muchos juguetes dependen de ellas para funcionar.

A fin de evitar daños, la EPA está liderando una iniciativa para asegurar que las baterías son descartadas adecuadamente una vez pierden su vida útil y reciben el tratamiento adecuado. En el proyecto colaboran otras agencias, como la Junta de Calidad Ambiental (JCA) y la Autoridad de Desperdicios Sólidos (ADS), y entidades sin fines de lucro, como Basura Cero Puerto Rico.

Varios pasos

Guerrero explicó que se trata de una iniciativa sencilla, a implantarse en hogares, comercios e industrias.

“Lo primero que hay que saber es que las baterías no se pueden descartar en la basura regular”, indicó, tras señalar, en cambio, que deben almacenarse en un contenedor, preferiblemente de plástico #1 o #2.

Si las baterías están vertiendo ácido, deben colocarse en una bolsa plástica con sellador y luego, en el contenedor.

Una vez hay suficiente volumen de baterías almacenadas, son varias las opciones de disposición. Hay municipios que, en coordinación con la EPA, están recogiéndolas casa por casa en sus barrios. Otros pueblos cuentan con centros de acopio temporeros.

“En más de 56 municipios hay estaciones para el material de residuos domésticos peligrosos, incluyendo baterías”, dijo.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com