Menú

La innovación como opción ante el estrago climático

Los incendios de viñedos en California evidencian uno de los múltiples impactos ambientales y económicos del cambio climático por todo el planeta. Fragilidades como la californiana obligan a los sectores gubernamentales, empresariales y comunitarios, y a los ciudadanos, a activar mecanismos que prevengan y mitiguen daños, y permitan la adaptación a las nuevas condiciones del planeta.

cambio climatico nubes estratocumulos calentamiento global

Los incendios de viñedos en California evidencian uno de los múltiples impactos ambientales y económicos del cambio climático por todo el planeta. Fragilidades como la californiana obligan a los sectores gubernamentales, empresariales y comunitarios, y a los ciudadanos, a activar mecanismos que prevengan y mitiguen daños, y permitan la adaptación a las nuevas condiciones del planeta.

La apertura para transformar los métodos de producción, como la que existe en la industria del vino, enseña cómo la innovación propicia resultados positivos sin impactar de forma extrema el producto.

Reportes recientes documentan que las tierras que por siglos fueron perfectas para actividades agrícolas como el cultivo de viñedos se han tornado inestables por el calentamiento global causante de sequías extremas o circunstancias gélidas abruptas. Una consecuencia inmediata es la ruina de cosechas. En respuesta, algunos productores han movido sus cultivos a zonas más altas. En terrenos antes descartados lograron la germinación deseada, incluso uvas variadas con las que han producido nuevos vinos.

Un serio desafío para toda la humanidad tiene lugar en la vasta zona del Amazonas, el principal pulmón del planeta. Su espesa vegetación, que contribuye a la producción del 20% del oxígeno en la Tierra, es devastada por incendios que este año ya superan los 70,000. Es probable que la destrucción del hábitat de más de 500 especies de animales lleve a muchos a la extinción. Este problema ambiental coloca en condiciones más precarias a comunidades nativas de zonas recónditas de Brasil.

Los fuegos en esa selva tropical se asocian a actividades humanas que mediante la deforestación ganarían más espacio para la ganadería y el cultivo de soya. Ante la preocupación mundial, se ha sugerido limitar el consumo de res.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com