Menú

La NOAA pronostica un invierno más cálido de lo “normal” para varias partes de Estados Unidos

El cambio climático y el dominio del fenómeno La Niña, por segundo año consecutivo, son algunas de las razones por las que se proyecta ese patrón. Te explicamos.

Aunque al verbalizarlo parecería una contradicción, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, en inglés) pronosticó un invierno más caliente que el promedio para varias partes de Estados Unidos.

Entre las razones para dicho análisis, la agencia meteorológica explicó que se debe al cambio climático y la influencia del fenómeno La Niñaque se desarrolló por segundo año consecutivo.

Esto es un patrón (temperaturas por encima del promedio) que ocurre generalmente en los inviernos que está La Niña. Se espera que La Niña continúe durante todo el invierno y se debilite entrada la primavera”, resaltó el meteorólogo Gabriel Lojero, quien labora en el Servicio Nacional de Meteorología(SNM) en San Juan.

La NOAA estimó en un 90% la probabilidad para que el fenómeno continúe durante todo el invierno (diciembre-febrero) y un 50%, aproximadamente, para que se extienda hasta marzo.

En síntesis, algunos estados tienen entre 33% y 50% de probabilidad de experimentar temperaturas por encima del valor promedio (“normal”). Dicho pronóstico aplica para toda la región sur y central de Estados Unidos, así como toda la costa este hacia el norte hasta el estado de Maine.

La agencia destacó, al tiempo, que su análisis considera temperaturas por debajo del promedio para el noroeste de Estados Unidos. En esa región, algunos sectores tienen entre 33% a 40% de probabilidad de registrar temperaturas más frías.

La diferencia del pronóstico entre este año y el anterior, en cuanto a temperaturas, es de apenas un 5% a 10%.

Sin embargo, aunque ese porcentaje parecería bajo, este año el pronóstico considera la nueva década del 2011-2020 que añadió la NOAA a su récord climatológico. Durante esos diez años la agencia registró un aumento en calor. El aumento en temperaturas fue de 0.9-1.8 grados Fahrenheit, según el Centro de Predicción Climática de la NOAA (CPC, en inglés).

Los registros climatológicos que utiliza la agencia para estimar porcentajes y comparar con las cifras “normales” consideran un período de 30 años previos y se actualiza cada 10 años. Por lo tanto, el registro climatológico para esta próxima década se extiende desde el 1991 al 2020.

“Con La Niña se verán varios patrones. Para el suroeste de los Estados Unidos con La Niña se espera que sea más seco y más cálido de lo normal. Pero lo que son los estados del noroeste de Estados Unidos, como Washington, Oregon… se espera que tengan un invierno más lluvioso de lo normal”, explicó Lojero.

El patrón seco y cálido para el suroeste implica que los estados en esa área continuarán bajo la sequía severa que han estado experimentando por los pasados años.

No obstante, el patrón seco y cálido no solo se concentrará en el suroeste de Estados Unidos, sino que también se extenderá hacia el sur-central y sureste, incluyendo Florida.

“Esto es un problema porque ellos (los estados del sur-suroeste) han estado lidiando con una sequía bastante severa en los últimos años. Lamentablemente, para esos estados que realmente necesitan lluvias, esto no es buena noticia”, expresó Lojero.

El pronóstico establece que en la mitad sur el porcentaje de probabilidad para que la precipitación esté por debajo de lo normal fluctúa entre 40% a 60%.

Por otro lado, el meteorólogo resaltó que el noreste de la nación también verá patrones de temperaturas que pudieran estar más cálidas que el promedio, pero “eso no significa que no ocurran olas de frío”.

“Que el pronóstico diga que estará más cálido no significa que no vayan a ocurrir olas de frío. Pueden ocurrir y también pueden desarrollarse tormentas invernales”, advirtió el experto.

La NOAA advirtió que su pronóstico resultó del análisis entre el registro climatológico y las proyecciones de los modelos a largo plazo para el período en cuestión, por lo que existe un margen de error que podría significar un escenario distinto al anticipado.

La agencia busca que la población se prepare y consideren los riesgos que representarían estas condiciones del tiempo para la vida y propiedad.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ELNUEVODIA.COM