Menú

La riqueza de nuestras veredas

La palabra veredas puede definirse o entenderse generalmente como un camino.

La palabra veredas puede definirse o entenderse generalmente como un camino, camino pavimentado o rústico utilizado para el paso; atajo o sendero de personas o animales. Como parte de la política pública del Gobierno de Puerto Rico, bajo la responsabilidad del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), se declara que los caminos reales que fueron construidos en el siglo 18 y los accesos existentes desde tiempo inmemorial a las playas son de uso público.

Desde la colonización hasta el presente se ha reconocido la importancia y el beneficio del ejercicio para la salud humana, dando paso a organizaciones en Puerto Rico que promueven el senderismo y el ciclismo, entre otras actividades de recreación al aire libre y como método de relajación. Por esto, es necesario que el estado facilite lugares para que los ciudadanos puedan llevar a cabo estas actividades en un ambiente natural.

Dentro de las veredas más reconocidas cabe mencionar tres de estas; la primera, la Ruta del Pirata en Cabo Rojo, que ubica entrando por el Refugio de Vida Silvestre de Boquerón, tomando la vereda de las Garzas hasta llegar de nuevo a la PR-301. Desde este punto puedes conectarte con la Playa del Combate hasta llegar al área del Faro.

La segunda, el Bosque Estatal de Guánicaveredas son principalmente formaciones de piedra caliza. Se puede comenzar el recorrido desde la PR-333, avanzar hasta conectarte con El Fuerte Caprón (puesto de observación de los españoles) y luego continuar el camino hacia la costa de Ballena con una vista que después de varios minutos vale la pena observar con detenimiento.

En tercer lugar, la Reserva Natural de Punta Tuna en Maunabo, siendo esta la primera en adaptar todas sus veredas para promover el senderismo entre la población no videntes o con limitaciones físicas. Este trabajo rindió frutos gracias a la colaboración del Comité Pro-desarrollo de Maunabo.

Es importante señalar que las rutas administradas por el DRNA no son exclusivas para ciclistas,  ya que también son compartidas con visitantes. Si algún ciudadano tiene el interés de registrar una vereda que transcurra por su propiedad, puede referirlo al Departamento de Recursos Naturales y Ambientales para que estos terrenos sean dedicados a bosques auxiliares al amparo de la Ley Núm. 133 de 1 de julio de 1975, conocida como “Ley de Bosques de Puerto Rico”.

Como parte del Día de las Veredas, hoy, sábado, 3 de junio, Recursos Naturales ha preparado varias actividades para promover y educar sobre el senderismo. Por mencionar algunas de ellas: en el Bosque Estatal de Boquerón se realizará una limpieza y se ofrecerá información a ciclistas y público en general; en Guajataca, se entregará material educativo y se dará una conferencia sobre los bosques; en La Plata habrá una “kayaqueada”en donde también se promoverá la pesca recreativa, entre muchas otras actividades en reservas naturales de la agencia. En estedía, más que nunca, aprovechemos nuestros bosques y áreas naturales para salir a caminar y ser testigos de los recursos que nos rodean.

Lea la noticia en ElNuevoDia.com