Menú

La sequía y los racionamientos ocasionaron pérdidas de $3.2 millones en las arcas de la AAA

La presidenta ejecutiva Doriel Pagán Crespo reconoció que la cifra representa un gran impacto para la estabilidad financiera de la corporación pública, por lo que solicitarán un reembolso mediante el fondo de emergencia

La que sequía que afectó a Puerto Rico en julio, que obligó a racionar el agua a más de 140,000 ciudadanos, le costó $3.2 millones a la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), una corporación pública que carga con el peso de una abultada deuda y cuyas arcas también se trastocaron por la pandemia del COVID-19.

Así lo confirmó a El Nuevo Día la presidenta ejecutiva, Doriel Pagán Crespo, quien aseguró ya están en proceso de someter los documentos al gobierno central para solicitar un reembolso del dinero mediante el fondo de emergencia.

“La sequía lamentablemente fue un evento que nosotros no podemos controlar, pero cualquier situación que nos lleve a recibir menos ingresos y, a la misma vez, desembolsar más dinero, definitivamente es un impacto para el presupuesto operacional de la agencia”, reconoció la ingeniera en entrevista telefónica.

De acuerdo con la tabla de desglose de gastos de la AAA, a los que tuvo acceso este medio, la pérdida de ingresos estimada en esa corporación pública en julio fue de $700,000, aproximadamente.

“Cuando hablamos de pérdidas de ingresos, pues obviamente sabemos que tuvimos interrupciones de cada 24 horas y hay un consumo que se deja de utilizar y esta es la pérdida en relación al agua no utilizada por motivo de las interrupciones que se establecieron como parte del plan de interrupción de servicio”, explicó la funcionaria.

No obstante, la pérdida de ingresos se suma a $2,474,819 en gastos estimados por concepto de atender la emergencia producida por la sequía.

En acarreo, que incluye la movilización de camiones oasis y tanques de agua pequeños, la AAA gastó $2,146,109, aproximadamente.

“Los camiones oasis eran de tanques de 6,000 galones y camiones de acarreo pequeño de 2,000 y 2,500 galones. Todos fueron ubicados en los puntos más necesitados, para aquellos clientes que no tenían agua, en coordinación con los municipios y este también es el aproximado en cuanto a acarreo de aguas”, indicó Pagán Crespo.

La segunda categoría que más gastos le dejó a la AAA fue la de vigilancia y seguridad con $124,467, que responden a las contrataciones en las que invirtió la corporación pública para tener a un personal designado en el lugar de los camiones oasis en aras de evitar vandalismo o robo de agua.

En horas extras pagadas a personal que atendió los planes de interrupción de servicio, el gasto fue de $88,855; y en mantenimiento y reparación de activos fijos, la cifra ascendió a $90,000.

El total de gastos de casi $2.5 millones se completa con $25,387 que la AAA identificó en la categoría de “otros”.

“Comenzamos lo gastos desde marzo (cuando comenzó la sequía) y más bien comunicando a nuestros clientes cuál era la realidad operacional en ese momento, pero el impacto mayor lo tuvimos desde junio que fue cuando racionamos las plantas pequeñas en la zona este del país y luego desde el 2 de julio que incorporamos a Carraízo. Pero básicamente si vamos a hablar de costos están aquí (en las pérdidas de julio) la mayor parte de ellos”, resaltó Pagán Crespo.

La pérdida de ingresos y los gastos millonarios en los que incurrió la AAA se dieron en momentos en los que la corporación pública cargaba con el peso de miles de millones de dólares menos en recaudos por haber aprobado una moratoria en pagos de facturas, cuyo servicio nunca se suspendía si el cliente no pagaba, como parte de la política pública por la emergencia del COVID-19.

La dependencia recibía, a partir de marzo, $2 millones diarios por concepto del pago de facturas cuando antes de la pandemia era de aproximadamente $4 millones.

Además, la AAA aún carga con la deuda de más de $3,000 millones que le debe a sus bonistas.

¿Establecerán un aumento en la factura?

Cuestionada si con ese escenario la corporación pública evalúa un aumento tarifario para los abonados, Pagán Crespo respondió categóricamente que “no”.

“Fuera de lo que ya está establecido en el plan fiscal no hay otro aumento en las factura a los clientes”, puntualizó. No obstante, hasta el año fiscal 2022 la Junta de Supervisión Fiscal aprobó aumentos en las facturas por servicio que deberán dejar un estimado de ingresos de $908 millones, entre los años fiscales 2020 y 2025.

El periodo de sequía en Puerto Rico duró cerca de cuatro meses y provocó racionamientos para varias plantas de la AAA, que se suplen de ríos cuyos cauces habían bajado por falta de lluvias, e incluso para el embalse Carraízo, cuyo plan de interrupción duró poco menos de un mes.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com