Menú

Los humedales son claves en el entorno urbano

Contribuyen a que las ciudades sean más agradables para vivir, por lo que su protección es vital

humedales urbanos de Toa Baja

Los humedales ubicados entre San Juan y Dorado son los que mejor ilustran las presiones que estos ecosistemas reciben como parte de la expansión de las ciudades y el aumento de la demanda de tierras.

Algunos humedales han sido rellenados o utilizados como terrenos para la construcción, afectando tanto sus propiedades naturales como a la diversidad que de ellos depende.

Otros, sin embargo, han sido restaurados mediante esfuerzos comunitarios y de organizaciones sin fines de lucro, contribuyendo a que las ciudades sean más agradables para vivir.

Recorrido por los humedales urbanos de Toa Baja

Los humedales urbanos son, precisamente, el tema de este año del Día Mundial de los Humedales, que se celebra el viernes 2 de febrero. La Agencia federal de Protección Ambiental (EPA) está aprovechando la ocasión para exhortar a que más ciudadanos procuren su protección, y a que estos ecosistemas se integren a las políticas públicas ambientales y de planificación.

“Puerto Rico cuenta con el Plan de Uso de Terrenos (PUT), en el que se identifican los suelos inundables. El llamado es a que se protejan los humedales en la planificación del uso del terreno, dejándose llevar por el PUT. Las comunidades también tienen un rol clave en los esfuerzos de protección”, indicó la directora de la EPA en Puerto Rico y el Caribe, Carmen Guerrero.

La Convención de Ramsar sobre los Humedales define a estos ecosistemas como superficies terrestres que se inundan de agua de forma estacional o permanente. Los humedales urbanos están dentro y alrededor de las ciudades y sus suburbios, e incluyen ríos, llanuras inundables, lagos y pantanos, al igual que manglares y arrecifes de coral.

“Reclamó su espacio”

El Nuevo Día visitó junto a la EPA los humedales urbanos de Toa Baja, específicamente en el sector Ingenio y la urbanización Levittown. Las copiosas lluvias del huracán María provocaron, en septiembre pasado, que ambas áreas experimentaran inundaciones sin precedentes, obligando el desalojo de miles de familias.

Según el biólogo José Soto, científico ambiental de la EPA, los humedales pierden su capacidad de controlar o reducir inundaciones a medida que más desarrollos se dan a su alrededor.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com