Menú

“Los Polilleros” laboran sin descanso por la reapertura de El Yunque

A más de cuatro meses de su cierre, el Servicio Forestal continúa enfocado en rehabilitar las instalaciones, a la vez que vela por la seguridad de la flora y fauna que coexiste en el bosque

Los Polilleros laboran reapertura El Yunque

Nota del editor: Esta es la última de tres notas que exponen la situación de El Yunque y los esfuerzos de recuperación a más de cuatro meses tras el huracán María.

Río Grande – Los recorridos en Puerto Rico tras el huracán María han cobrado un sentido distinto, las estampas familiares a la vista se reconfiguran bajo el crisol de un país que muy bien puede vestir un letrero que lea “bajo reconstrucción”.

En la carretera principal que recorre el Bosque Nacional El Yunque no había turistas admirando el paisaje ni familias tomándose una foto frente a una corriente de agua o la Torre Yocahú. En su lugar, se observaban cascos amarillos, botas de seguridad y maquinaria.

Entre veredas, plantas y cascadas que aún engalanan El Yunque, pese a haber sido azotadas con toda la furia del huracán María, unas 200 personas laboran intensamente para enmendar y restaurar el lugar que sirve como el centro turístico más importante del noreste de la isla.

El Nuevo Día visitó el bosque lluvioso para observar los esfuerzos de recuperación. Apenas cinco minutos adentrándonos en la PR-191 nos topamos con un equipo de trabajadores. En seguida nos explicaron que “los muchachos” pertenecen al grupo encargado de reparar todas las tomas de agua en el bosque. Otras tres divisiones se encargan de las carreteras, las veredas y las instalaciones.

– “¿Cómo va todo? ¡Pa’ lante!”, comentó Daniel Cedeño, del Servicio Forestal, tan pronto bajó del vehículo.

– “¡Estamos gozando, Danny!”, contestó animado uno de los muchachos, mientras entre risas se referían a sí mismos como “Los Polilleros”.

¿Por qué “Los Polilleros”?, se les preguntó. “Al principio nos mandaron a remover unos árboles y lo hicimos en menos tiempo de lo que supone. El ‘crew boss’ (supervisor), que era Gutiérrez, dijo, ‘oye, pero ustedes son unas polillas’, y desde esa nos quedamos como ‘Los Polilleros’”, relató Luigie Ramírez sin parar de trabajar.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com