Menú

Recuperando nuestro patrimonio edificado

Mapa de Historia

Desde la fundación del Fideicomiso de Conservación en 1970, nuestra organización ha tenido un gran interés por el patrimonio edificado; palpable en las meticulosas restauraciones de estructuras que han revivido nuestra historia y que continúan enseñándonos sobre nuestro pasado y sobre las posibilidades para nuestro futuro.

Después del Huracán María, Para la Naturaleza asumió un rol de liderazgo para apoyar la recuperación de nuestras islas en distintas áreas. Todos conocemos bien los esfuerzos para ayudar a nuestras comunidades, nuestros agricultores y para impulsar la reforestación de Puerto Rico. Lo que quizá no sabías de primera mano, es que Para la Naturaleza está teniendo un rol decisivo en la recuperación de nuestro patrimonio histórico.

En Puerto Rico hay sobre 5,000 estructuras designadas como de valor patrimonial por el Instituto de Cultura Puertorriqueña y/o el Registro Nacional de Lugares Históricos de Estados Unidos. Para conocer el estado del patrimonio después de los huracanes, Para la Naturaleza trabajó en colaboración con la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Puerto Rico para levantar un inventario de daños. Haciendo honor al programa Mapa de Vida, a este inventario se le llamó Mapa de Historia.

Entre octubre y noviembre de 2017, una docena de estudiantes de arquitectura y voluntarios liderados por Diana Luna Serbiá, arquitecta, e Ivonne Sanabria, nuestra Coordinadora de Asuntos Histórico-Culturales, recorrieron la isla para inventariar las zonas y sitios históricos. Siguiendo la ruta de entrada y salida del ojo del huracán María, los voluntarios documentaron cada estructura en un formulario sencillo con información de la propiedad, porcentaje de daño (siguiendo la escala a continuación) y fotos.

Escala de daños
Menor — 0-20%: daño a puertas, ventanas, elementos de metal del techo, otros elementos
Intermedio — 20-60%: pérdida parcial del techo o paredes
Mayor — 60-90%: pérdida total del techo o paredes
Colapso — pérdida del 90-100% de la estructura

En solo tres semanas el grupo documentó 4,882 estructuras por toda la isla. Afortunadamente, la mayor parte de los daños son reparables. A pesar de la fuerza de Irma y María, menos del 10% de las estructuras históricas sufrió daño, lo que evidencia la buenas técnicas constructivas empleadas por nuestros antepasados. De las estructuras documentadas, 117 experimentaron daños mayores (60-90%) al perder techos y paredes y solo 27 estructuras colapsaron.

De los 34 municipios visitados, cinco de las 12 zonas históricas sufrieron el mayor impacto: Arroyo, Guayama, Coamo, Ponce y el Poblado Aguirre en Salinas — todos pueblos del área sur en los que abundan las edificaciones construidas de madera y mampostería durante el siglo 19 y principios del 20.

Mapa de Historia se convirtió en el primer esfuerzo de documentación del estado del patrimonio edificado de la isla después de los devastadores huracanes de 2017. Los resultados del estudio fueron sometidos al Instituto de Cultura, la Oficina Estatal de Conservación Histórica, FEMA, el National Trust for Historic Preservation, el Departamento de lo Interior, el Consejo Asesor de Recursos Culturales y otras dependencias estatales y federales.

Durante los últimos meses, Ivonne y la arquitecta Luna han regresado a las distintas estructuras para documentar el progreso de su recuperación. Para la Naturaleza, con la generosa ayuda del National Trust, está ayudando a cubrir con toldos las estructuras históricas que perdieron sus techos, e identificando necesidades. Los hallazgos del inventario y las visitas subsiguientes continúan influyendo en la toma de decisiones para salvar estas estructuras históricas para el disfrute y beneficio de las generaciones futuras.

¿Qué hace “histórica” una estructura? 

Los criterios de valor incluyen:

  • su diseño arquitectónico
  • materiales de construcción
  • las personas que la habitaron
  • los eventos que allí ocurrieron
  • su valor histórico, cultural, artístico, turístico o escénico
  • Para ser nominada, la estructura o lugar debe tener más de 50 años.


¿Por qué restaurar? 

  • Porque los edificios antiguos están mejor construidos, ¡incluyendo los de madera!
  • Porque están diseñados para ser sostenibles, con soluciones al clima y las condiciones del lugar que no dependen de equipos modernos o conexiones eléctricas
    • Por ejemplo, los montantes y soles truncos permiten el flujo del aire dentro de la propiedad, los techos a dos aguas mitigan el calor y protegen de las lluvias, las gruesas paredes de mampostería aíslan del calor
  • Porque fueron construidos de materiales obtenidos en las cercanías —maderas nativas, piedras locales— que están mejor preparados para sobrevivir en el lugar
  • Porque estas estructuras recogen la historia de la comunidad
  • Porque son parte importante del atractivo turístico del lugar — ¿quién no se ha retratado frente a una estructura o monumento histórico?
  • Porque propician la vida en comunidad
  • Porque nos traen alegría — nos gustan, las fotografiamos, y no las queremos olvidar
  • Porque es nuestra responsabilidad legarlas a las generaciones futura