Menú

María Benedetti: la heredera del último curandero

María Benedetti es investigadora, autora y educadora etnobotánica. De raíces puertorriqueñas y húngaro-irlandesa, vino a Puerto Rico por primera vez en el 1987, con el afán de documentar la tradición de la medicina botánica boricua. Y lo logró.

Maria Benedetti

“Dicen los que saben” que una correa o cinturón creado con fragmentos del tallo verde de la “higuereta”, una planta muy popular en las riberas de los rios y áreas húmedas de las montañas, puede aliviar hasta el más intenso de los dolores de espalda.

Incluso, de acuerdo con María Benedetti, una especialista en Botánica y autora de varios libros dedicados al estudio de las plantas medicinales nativas, esta planta fue utilizada siglos atrás por las culturas indígenas puertorriqueñas como remedio para desinflamar tejidos y, en específico, reducir inflamaciones en el pecho de las aborígenes que necesitaban lactar a sus crios.

¿Cómo es esto posible? Según la experta investigadora en materia vegetal, la corteza del tallo y las ramas de higuereta, así como su extracto, tienen propiedades analgésicas y antiinflamatorias sumanente efectivas, por lo que “basta con colocar por diez minutos pequeños fragmentos de esa parte de la planta sobre el cuerpo para sentir sus efectos de alivio; algo que para los atletas es tremendo”.

El dato que durante generaciones ha sido propagado por entusiastas de la Botánica o ciencia que estudia el mundo vegetal, así como por antiguos “curanderos de barrio”, es solo uno de los valiosos hallazgos catalogados por Benedetti en su exitosa publicación Hasta los baños curan, la cual reúne cientos de consejos y remedios caseros provistos por decenas de conocedores en las montañas y costas del país.

Para completar el libro, la autora entrevistó a cientos de personas dedicadas al menester de preservar y practicar estas enseñanzas, desde Fajardo a Ciales y de Orocovis hasta Moca.

De esas invaluables pláticas aprendió también que del aceite de la semilla de la “higuereta”, también conocido como aceite de castor, se puede obtener una magnífica fuente de vitaminas E -un probado antioxidante-, F y A: “una combinación más poderosa y efectiva que la sábila para atacar quemaduras y daños en la piel provocados por el sol”.

Asimismo, que para el salpullido provocado por el calor y la humedad “no hay nada mejor que tomar una tisana de “paletaria” o “hierba alumbre”. Aunque esta planta, preparada en forma de té, también fortalece el sistema urinario y sirve de fuerte diurético”, según destacó.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN PeriodicoLaPerla.com