Menú

María mató cerca del 30 % de los árboles

Muchos cayeron sobre carreteras, postes de electricidad, residencias, autos, levantaron calles o aceras o fueron sacados de raíz por deslizamientos de terreno.

el-yunque-huracan

El huracán María provocó la mortalidad del 30 % de los árboles en algunos sectores en Puerto Rico, según resultados preliminares del Instituto Internacional de Dasonomía Tropical del Servicio Forestal Federal, dijo a Efe su director, Ariel Lugo.

“Aunque hay lugares con mortalidades altas, como el 30 por ciento, también hay lugares sin ninguna mortalidad. Para determinar el valor más real, hay que hacer el inventario”, explicó Lugo en un correo electrónico a Efe.

Ese balance, según sostuvo el dasónomo (experto en árboles), lo trabajan actualmente miembros del Instituto Internacional de Dasonomía Tropical del Servicio Forestal Federal mediante unos muestreos sistemáticos alrededor de Puerto Rico.

De acuerdo con Lugo, esos muestreos sistemáticos, que se basan por fotos aéreas y campo combinado, “constituyen la única forma para decir con un grado de certeza cuantos árboles murieron en Puerto Rico a consecuencia del huracán María”.

“Los árboles de Puerto Rico son resilientes y muchos rebrotan luego de perder hojas y ramas. Por eso, la mortalidad no se puede estimar por el aspecto del árbol”, enfatizó Lugo.

No obstante, a pesar de que no hay una cifra aproximada ni oficial de cuantos árboles fueron destruidos parcial o total en Puerto Rico por los vientos del huracán María, muchos cayeron sobre carreteras, postes de electricidad, residencias, autos, levantaron calles o aceras o fueron sacados de raíz por deslizamientos de terreno.

A su vez, un área donde una gran cantidad de árboles quedaron desmoronados fue en el bosque tropical “El Yunque”, cuyo sistema natural se expande a ocho municipios de la zona noreste de la isla y que aún no ha reabierto al público desde el paso del ciclón.

“En ‘El Yunque’ hemos estudiado arboles decapitados que perdieron mas de la mitad de su altura y que no murieron, pero rebrotaron para vivir por décadas”, aseguró Lugo.

“Nuestros inventarios buscan evitar confundir el efecto visible del viento con la mortalidad real del árbol. Lamentablemente el inventario está en proceso y va a tardar un tiempo para presentar un resultado final”, abundó.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com