Menú

Más de 140 organizaciones exigen el cierre de la planta de carbón de AES

Activistas hacen llamado para aprobar proyectos de ley y unir esfuerzos contra la crisis climática.

Más de 140 organizaciones ambientales, comunitarias, agroecológicas, políticas, sindicales, religiosas, sociales, culturales y empresas locales suscribieron este miércoles el Manifiesto Solidario Pro Salud y Ambiente de Puerto Rico / 2021, a través del cual exigieron el cierre de la planta de carbón AES Puerto Rico, en Guayama.

Colectivos de la diáspora puertorriqueña y de República Dominicana, además de cientos de personas en su carácter personal, se unieron a la iniciativa.

“Durante los pasados meses, nos dedicamos a recabar este apoyo, pues la lucha contra la carbonera AES no terminó con la prohibición del depósito de cenizas tóxicas en nuestra isla. Eso fue un logro importante del pueblo, pero AES sigue contaminando y acabando con la salud y la vida de las personas que viven cerca a sus instalaciones en Guayama”, dijo en un comunicado de prensa Yanina Moreno Febre, portavoz del Campamento Contra las Cenizas en Peñuelas.

El Manifiesto urge al gobierno a eliminar el uso de carbón como fuente de energía y sustituir los combustibles fósiles por energía renovable, especialmente fuentes distribuidas.

También, exige al Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) el monitoreo y descontaminación de las áreas de suelo y cuerpos de agua afectadas por el depósito de cenizas; que se obligue a AES Puerto Rico a asumir su responsabilidad por el presunto daño a la salud de las personas; y que se establezca un plan de transición justa para los trabajadores que se afecten por el cierre de la planta.

La profesora Jinna Ruhlman Ortiz, residente de Guayama y portavoz de Somos Sur, un nuevo colectivo que cuenta con activistas de Guayama, Arroyo y Patillas, resaltó la importancia de unir tantas voces a favor de la causa de “los más afectados por la carbonera”.

“Para las personas que residimos en Guayama y que hemos visto el deterioro en la salud de nuestra gente y en el ambiente en general, es urgente que tomemos acciones en conjunto para cerrar inmediatamente la planta de carbón, clausurar esa área para ser descontaminada y detener la injusticia ambiental que sufren las comunidades guayamesas. AES tiene que irse del país”, expresó Ruhlman Ortiz.

Por su parte, Víctor Alvarado Guzmán, miembro del Comité Diálogo Ambiental de Salinas, explicó que hay proyectos sometidos en la legislatura para adelantar la prohibición de la quema de carbón.

“El acuerdo entre la Autoridad de Energía Eléctrica y la AES es hasta el 2027. Eso es insostenible, pues las personas que viven cerca de la planta no resistirán seis años más expuestos a esa contaminación. Hacemos un llamado para que se apruebe el PS 131 o el PC430, que ordenan la eliminación de la quema de carbón al 1 de febrero de 2022, dando paso al cierre de la carbonera AES”, explicó Alvarado en el mismo comunicado.

Como parte del esfuerzo para seguir recabando el apoyo, Hernaliz Vázquez Torres, organizadora del Sierra Club de Puerto Rico, anunció una campaña a través de las redes sociales.

“Hoy, estamos subiendo un enlace a las redes sociales para que cualquier persona u otras organizaciones puedan firmar el Manifiesto. Además, ya enviamos a los legisladores y legisladoras un documento donde exigimos, entre otras cosas, que se aprueben los proyectos de ley radicados. Se nos están violando nuestros derechos humanos y tenemos que tomar acciones afirmativas y urgentes, especialmente en el tema energético”, dijo Vázquez Torres.

Por último, Vanessa Uriarte Centeno, de Amigxs del M.A.R., expresó el compromiso de las organizaciones en seguir colaborando juntos para luchar contra “la indiferencia del gobierno ante la crisis climática”.

“Hoy, el país enfrenta una emergencia climática sin precedentes y la situación es crítica ante el velo de impunidad que promueve el gobierno que es cómplice y promotor de los desastres ambientales que se han convertido en norma. Tanto las organizaciones ambientales como las comunidades nos estamos movilizando para hacerle frente y ponerle un alto a diversas situaciones en todo Puerto Rico”, expresó Uriarte Centeno.

“Podemos agrupar los asuntos en varios frentes: la lucha por energía limpia, accesible y de calidad, representada por la lucha contra la carbonera, el uso de gas metano y el nefasto contrato de LUMA; las construcciones y destrucciones en la zona costera, como en los casos de Loíza, Rincón, Santa Isabel y las ventas masivas de terrenos con acceso al mar, así como la otorgación de permisos a diestra y siniestra sin criterio mínimo de lógica. La instalación de antenas en comunidades y las masacres de árboles y reservas naturales propiciadas y avaladas por el DRNA. No podemos permitir que se siga atentando contra la naturaleza, la salud y la vida de nuestra gente. Llegó el momento de unir nuestros reclamos en una sola lucha”, acotó.

Responde AES Puerto Rico

Mediante una declaración enviada a El Nuevo Día, AES Puerto Rico indicó que su complejo energético, que incluye la planta de carbón y la planta solar AES Ilumina, es “clave para la estabilidad eléctrica”, lo que, a su vez, “es vital para los residentes y la economía”.

“Proveemos hasta el 25% de la energía que se consume en Puerto Rico, siendo actor clave para la estabilidad del sector eléctrico. Los esfuerzos de Puerto Rico para transicionar hacia los renovables están alineados con el compromiso global de AES de reducir la intensidad de carbono de su portafolio”, dijo Samuel Arroyo Arzuaga, gerente de Comunicaciones para AES Puerto Rico.

“AES está comprometido con el pueblo de Puerto Rico en avanzar hacia una transformación responsable de la generación de energía y estamos muy activos para apoyar esta meta, usando nuestra experiencia global, innovación y tecnología de punta en energía renovable”, agregó.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ELNUEVODIA.COM