Close E-mail to friend form
¡Comparte esta página con tus amigos!

¡Comparte esta página con tus amigos!

Sending
Hacienda Buena Vista

Más de mil personas celebran el regreso de la casa abierta a Hacienda Buena Vista

PLN celebró junto a sus comunidades vecinas de Corral Viejo, Marrueño y Vallas Torres.

El Área Natural Protegida Hacienda Buena Vista abrió sus puertas el sábado 27 de octubre para conmemorar las Memorias del Bosque, junto a sus comunidades vecinas de Corral Viejo, Marrueño y Vallas Torres.

Durante el evento gratuito, los visitantes disfrutaron de diversas actividades módulos educativos e interactivos, así como del área de la maquinaria del beneficiado de café, el molino de maíz, las estructuras históricas y el vivero de árboles nativos, cacao y café.

Unos 300 árboles nativos fueron donados a visitantes que se comprometieron con su siembra adecuada y acompañamiento. Los participantes aprendieron sobre el programa de restauración ecológica Hábitat Para la Naturaleza, que educa sobre los servicios y siembra adecuada de los árboles nativos, así como el compromiso y responsabilidad que tiene el humano hacia la naturaleza. La actividad también contó con un minimercado agrícola orgánico, así como de venta de árboles frutales del huerto de la Escuela Armstrong Puventud, en Ponce.

En la casona, los participantes podían recorrer la propiedad y ver cómo era la cotidianidad de la familia Vives cuando estaban en la hacienda, con el mobiliario y algunas de las pertenencias de la época de los antiguos propietarios.

En la terraza de la casona, el personal de Para la Naturaleza confeccionaba barras de chocolate artesanal y tostaban café cultivado en sombra, con cacao y café cosechados en Buena Vista. Mientras en el área del beneficiado de café, los visitantes aprendían sobre el funcionamiento del antiguo molino hidráulico, en perfecto estado de conservación y funcionamiento.

Cerca del molino de maíz, chicos y adultos tuvieron la oportunidad de crear piezas de arte en pequeños pedazos de troncos de árboles nativos rescatados tras el paso del huracán María.

En el área del vivero, justo al costado del río Canas, hubo charlas de siembra e identificación de especies adecuadas al suelo donde serían sembrados los árboles que los asistentes adoptaron, así como un área de registro de los árboles adoptados y sus compromisos de acompañamiento y cuido adecuado como ciudadanos sembradores.

Otros, optaron por caminar y respirar aire fresco en la vereda cubierta de árboles que lleva a la impresionante vista de la cascada del salto Vives.

“Con la Comunidad de Corral Viejo llevamos más de 30 años de trabajo conjunto. A la comunidad de Marrueños le ayudamos a establecer un huerto comunitario que suple hortalizas a la comunidad y cacao a la Hacienda. Estamos en vías de hacer de sus centros comunitarios centros resilientes. Vallas Torres también tiene un huerto cerca de una de nuestras áreas protegidas y cuenta con todo nuestro apoyo para llevarlo adelante”, comentó Fernando Lloveras San Miguel, presidente de Para la Naturaleza.

Por su parte Zuleika Rodríguez, quien participó de la actividad comentó que, “es una experiencia hermosa estar aquí, aprendimos mucho de árboles nativos y cómo se procesa el café”.  Su hijo José Javier Pérez añadió que, “me encantó sembrar y trabajar con las plantas, aprendí mucho y fue súper divertido”.

Esta es la primera casa abierta que realiza Para la Naturaleza tras el paso del huracán María.  Hacienda Buena Vista abre durante todo el año y se ofrecen recorridos guiados en diferentes horarios, además de ser punto de partida para actividades voluntarias y de ciencia ciudadana en el suroeste de Puerto Rico. Para información y reservación puede llamar a Para la Naturaleza al 787.722.5882, o visitar la página web www.paralanaturaleza.org.

Acerca de Hacienda Buena Vista

Lo que era una importante hacienda cafetalera y de frutos menores sirvió de escenario para una relación única entre la tierra, el agua y la esclavitud. Hoy, el corazón de lo que era la hacienda contiene un recinto histórico cuidadosamente restaurado con estructuras de más de un siglo de antigüedad y una turbina hidráulica única en el mundo. Rehabilitada y en funcionamiento, ésta es impulsada todavía por las aguas del Río Canas y sirve aún de motor para otras máquinas de la época.

Acerca de Para la Naturaleza

Para la Naturaleza es una organización sin fines de lucro que integra a la sociedad en la conservación de sus ecosistemas naturales. Su meta es asegurar que el porcentaje de áreas naturales protegidas en Puerto Rico sea 33% para el año 2033. Provee experiencias transformativas en la naturaleza para inspirar a cada persona y comunidad a tomar acciones concretas para protegerla, como donar tiempo, dinero o terrenos. Además de organizar eventos de voluntarios, educativos y campañas de recaudación, Para la Naturaleza protege más de 60 áreas naturales y recibe al público en centros de visitantes por todo Puerto Rico.