Menú

Miles aprendieron sobre la importancia de la reforestación en la 30ma Feria Para la Naturaleza

La organización repartió más de 5,000 árboles nativos y presentó su nueva cepa de Ciudadanos Botánicos

La organización del evento se dividió en cuatro regiones donde unos 250 voluntarios y 186 empleados orientaban a los visitantes sobre el tema de la reforestación y la importancia y variedad de los reforestadores. El módulo de la región norte resaltó como algunas plantas pueden propagar sus semillas sin la colaboración de los elementos o de otras especies de animales. Un fenómeno que se conoce como autocoria.

El aire, el agua, las aves, los murciélagos, los insectos y los seres humanos fueron algunos de los personajes principales de la trigésima edición de la Feria Para la Naturaleza, cuyo lema Reforestemos, convocó a más de 4 mil asistentes, quienes se llevaron a casa 5,000 árboles nativos con el compromiso de darle su debida siembra, cuidado y acompañamiento, además de disfrutar de los diversos módulos educativos.

Mientras, el módulo de la región suroeste centró su ofrecimiento en los reforestadores voladores. Allí, los visitantes aprendieron cómo algunas especies de aves como el pitirre, así como el mamífero volador, el murciélago frutero común, contribuyen a la dispersión de semillas y a repoblar zonas con las frutas que consumen de sus árboles favoritos. 

Por su parte, la región metro-centro tuvo como oferta las formas en las que se reproduce el bosque ribereño, mientras abundaba sobre cómo se propaga y regenera el bosque costero. Se mostraron semillas y plántulas que son transportadas por el agua (hidrocoria)—como lo son el coco y el mangle rojo— o por viento (anemocoria)—como las semillas de la ceiba—, resaltando el rol que juegan estos elementos en propiciar la reforestación de ciertas especies de árboles.

“La actividad ha sido excelente, ha sido muy organizada, hemos venido durante 5 años y cada año que venimos aprendemos muchísimo. Es muy impórtate que la gente venga y aprenda la importancia de nuestra naturaleza”, comentó Laura Soler, participante del evento.

“Lo más que me gustó fue aprender de la polinización y saber sobre la reproducción de las plantas y como transportan sus semillas”, comentó Jayden Soler, de 10años.

Mientras, en el módulo del programa de reforestación Hábitat, los asistentes podían integrarse a los esfuerzos de reforestación de Para la Naturaleza y conocer qué árbol es adecuado para su espacio y necesidad de siembra. Este módulo también destacó el trabajo de algunas comunidades aliadas como Toro Negro, en Ciales, Marueño y Vallas Torres, en Ponce y Capetillo, en San Juan.

El equipo del programa Hábitat, que busca la recuperación ecológica y comunitaria de nuestras islas tras el paso del huracán María, fue el encargado de repartir los árboles nativos entre los asistentes, registrar su compromiso con el crecimiento del árbol, darle recomendaciones sobre su siembra y acompañamiento durante su crecimiento, y entusiasmarlos con que descargaran la aplicación Hábitat PLN, disponible en las plataformas IOS y Android, que les permite registrar sus siembras mediante GPS.

Uno de los momentos más emocionantes de la actividad fue la presentación de la nueva cepa de Ciudadanos Botánicos: un diverso grupo de personas entrenadas en destrezas de liderazgo siembra y germinación de semillas, siembra de árboles y su debido acompañamiento a través de sus etapas de crecimiento. Estos saldrán a reclutar más ciudadanos para apoyar los esfuerzos de reforestación de Para la Naturaleza: sembrar más de 750,000 árboles nativos en siete años y acompañarlos durante su crecimiento.

Los más chicos se divirtieron en mesas donde crearon piezas de arte de materiales reciclados y provenientes de la naturaleza relativos al tema de la reforestación, y dejaron su adrenalina correr lanzándose por tres tirolesas instaladas en el parque. Otros prefirieron experimentar con la realidad virtual que los ayudaba a imaginarse como árboles en crecimiento.

“El mensaje que queremos llevar hoy es uno. Tenemos que sembrar. Vamos a reforestar las islas de Puerto Rico y vamos a aumentar la resiliencia de los ecosistemas y de las comunidades que reciben de estos innumerables servicios ecológicos. Invitamos a todos a unirse a nuestra iniciativa y que nos acompañen en nuestra meta de sembrar 750 mil árboles en los próximos 6 años”, comentó Fernando Lloveras San Miguel, presidente de Para la Naturaleza.

Para la Naturaleza lanzó el programa de reforestación Hábitat luego del impacto de los huracanes Irma y María por Puerto Rico. La organización aumentó la producción y tamaño de sus 5 viveros alrededor de la isla para poder aumentar a 100,000 la producción anual de árboles nativos, endémicos y raros como parte del programa de reforestación. Al momento la organización ha sembrado más de 30 mil árboles luego del paso de los huracanes.

El cierre de la Feria contó con la presentación artística de Agua, Sol y Sereno quienes presentaron un homenaje artístico a los árboles y las manos. “Este año Agua, Sol y Sereno cumple 25 años. Llevamos participando de diferentes iniciativas con Para la Naturaleza. Pensamos en varias opciones, pero quisimos presentar la pieza ganadora del premio Tina Hills de la Fundación Ángel Ramos, Homenaje a los Árboles y las Manos, con música original de Ronald Rosario. Estamos muy contentos de tener la oportunidad de presentar este homenaje ante tanto público y que esté acompañado de árboles que serán sembrados. Es maravilloso”, comentó Pedro Adorno, director de compañía teatral Agua, Sol y Sereno.

La Feria contó con un mercado agrícola/artesanal y colaboradores que presentaron al público sus iniciativas y proyectos. Así como la venta de hortalizas y plantas medicinales y frutales.

Para más información sobre voluntarios, recorridos e iniciativas de Para la Naturaleza pueden acceder a la página www.paralanaturaleza.org, o llamar al 787.722.5882 .