Menú

Millonario el daño a las playas en Puerto Rico

Recreación y Deportes estima en $97 millones las pérdidas causadas por el huracán; de éstos el 65% en propiedades de Parques Nacionales.

playas en Puerto Rico

Los balnearios y centros vacacionales del Gobierno  figuran entre los destinos predilectos de los turistas que visitan a Puerto Rico y, a 78 días del paso del huracán María, todos continúan cerrados debido a los estragos causados por el ciclón.

Y es que el fenómeno atmosférico azotó sin clemencia estas  atracciones naturales, según explicó a Primera Hora Andrés Volmar,  el secretario del Departamento de Recreación y Deportes,  agencia que cobija al programa de  Parques Nacionales que administra ocho balnearios (Cerro Gordo, en Vega Alta; Nolo Morales, en Dorado; La Monserrate, en Luquillo; Seven Seas, en Fajardo; SunBay, en Vieques;  Caña Gorda, en Guánica; y Punta Salinas e Isla de Cabras, en Toa Baja.   Además, tiene a su cargo cinco centros vacacionales entres estos los del balneario  Punta Santiago, en Humacao;  las de  Boquerón, en Cabo Rojo; y Villas de Añasco).

Según Volmar, muchas de estas instalaciones sufrieron daños con el huracán Irma y, apenas se trabajaba en la rehabilitación de los centros de recreo “cuando llegó María y provocó una devastación mayor”.

“Las pérdidas de dinero al día de hoy en las 910 propiedades de la agencia son de $97 millones y aún no hemos concluido todas las inspecciones… estamos hablando que alrededor de un 65% de la totalidad del daño corresponde al Programa de Parques Nacionales”, dijo Volmar.

Explicó que todos los balnearios sufrieron daños, pero hubo casos en los que la devastación fue a tal grado que el proceso de recuperación pudiera extenderse entre cuatro a seis meses.

“Las propiedades en la costa fueron las más afectadas por las marejadas ciclónicas. Tenemos el caso de Añasco y Boquerón donde el oleaje subió hasta 4 pies. Pero el caso más triste fue el de Punta Santiago, en Humacao, donde las olas subieron hasta 6 pies y arroparon las cabañas y dañaron el parque acuático que recién se había remodelado en verano con una inversión de donaciones de $30,000. Todo eso se fue por la borda”, dijo al agregar que en esa misma propiedad se encontraba la oficina regional de Recreación y Deportes y también “ fue pérdida total”.

Explicó que el balneario de Carolina, también sufrió daños significativos, pero este es operado por el Municipio. Los daños estimados en esa zona sobrepasan los $250,000.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN PrimeraHora.com