Menú

Mujeres participan de un taller intensivo para promover la resiliencia en niños

Buscan sacar del trauma a menores afectados por desastres naturales

taller promover resiliencia en niños

A 11 meses del huracán María, todavía hay niños y niñas que imitan con miedo el sonido de las ráfagas de viento huracanado. Se ponen nerviosos al recordar cómo se veía el agua mientras entraba por la casa y arrebataba los enseres. Y justo así lo recuerdan las 20 mujeres que llegaron hasta Taller Salud, en Loíza, para ser adiestradas y ayudar a menores de sus comunidades a superar el trauma que les dejó el fenómeno atmosférico.

Algunas vinieron desde Vieques, otras del Caño Martín Peña, una que otra de Dorado y el resto de Piñones. Durante los dos días de taller intensivo, las participantes conocieron de cerca la importancia de la educación popular y la metodología “Comfort for Kids”, de Mercy Corps, junto al doctor Lautaro López y la socióloga Virgina Norambuena.

Ambos recursos forman parte de la Fundación Educación Popular en Salud (Epes) en Chile, y buscan promover la resiliencia en los niños y niñas afectados por desastres naturales como terremotos, incendios forestales, tsunami y huracanes. Para esto, López y Norambuena adaptaron en su país natal un cuaderno interactivo para que menores de 6 a 10 años entendieran y desahogaran su sentir ante el terremoto que allí ocurrió para el 2010. Lo que hace diferente esta metodología es que los niños tienen la libertad de narrar sus experiencias por medio de la escritura, el dibujo y una variedad de juegos dinámicos.

Esta metodología innovadora, que también mezcla la terapia psicoemocional del educador brasilero Paulo Freire, se ha usado para responder a la situación de niños y niñas traumatizados por eventos como el incendio en los Cerros de Valparaíso en el 2015, el atentando del 11 de septiembre en Nueva York, el huracán Katrina en Nueva Orleans y los terremotos ocurridos tanto en Haití como en Perú.

Atendemos a niños y niñas de 6 a 10 años porque generalmente los adultos y adultas se preocupan de ellos mismos y se olvidan del resto. En este caso, lo que se pretende hacer con este modelo ya aprobado es usar la narrativa para que relaten lo que les ha sucedido y de esa forma soltarlo. También, se hace un recuento a través del arte de qué fue lo que pasó. Se les da todas las herramientas para que sean resilientes tanto a nivel personal como comunitario”, explicó Norambuena.

Para aplicar la metodología con eficacia, el cuaderno educativo ha sido adaptado a las costumbres y tradiciones de cada uno de los países antes mencionados.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com