Menú

Opciones para disfrutar al natural

Ante el incremento de contagios con covid-19, las actividades al aire libre continúan siendo las más recomendadas y seguras para disfrutar en familia. No solo por los espacios abiertos propicios para mantener el distanciamiento físico, también porque está probado que el contacto con la naturaleza aporta positivamente a la salud y mejora el estado de ánimo.

Con esto en mente, las caminatas interpretativas y actividades voluntarias que ofrece Para la Naturaleza se presentan como una alternativa adecuada.

Recordemos que Para la Naturaleza es una organización sin fines de lucro que se dedica a ofrecer experiencias transformativas a través de los terrenos de alto valor ecológico que custodia en distintas partes de la Isla.

Tras más de un año sin ofrecer servicio directo al público, por la emergencia suscitada por la pandemia de covid-19, la entidad reanudó sus recorridos ideales, tanto para personas que buscan conectar con nuestro entorno natural y mejorar su salud física y emocional como para quienes deseen conocer más ampliamente las características de nuestros ecosistemas —flora, fauna, especies endémicas y nativas— y aprender a trabajar la tierra, incluso para estudiantes que requieren horas de contacto verde.

“Con este tipo de actividad nuestros intérpretes ambientales llevan un mensaje de conservación hacia nuestros recursos naturales. Puerto Rico tiene una amplia diversidad de ecosistemas y áreas naturales protegidas que son para el disfrute de todos, los cuales debemos conservar para continuar disfrutando”, expresó a EL VOCERO César Echevarría, representante de servicio de Para la Naturaleza.

Según Echevarría, los recorridos están clasificados de acuerdo al nivel de dificultad. Por ejemplo, los históricos o clásicos se clasifican como nivel 1. Y aquellos que requieren una actividad física más elevada pueden clasificarse entre el nivel 2 y el 4. “En cualquiera de los casos se recomienda tener disponible agua, ropa y zapatos adecuados para caminar, sombrero o gorra y protección solar, así como bolsas de basura para no dejar nada en el área”, instó.

Asimismo, explicó que “a tono con la situación actual, la participación para los recorridos está limitada a grupos de entre 7 a 10 personas máximo, por lo que se requiere reservar con tiempo”. Puedes hacerlo llamando al 787.722.5882 o visitando el portal de reservaciones.paralanaturaleza.org, donde además podrás encontrar la descripción de los ofrecimientos disponibles. También podrías unirte y participar como voluntario de las siembras, huertos y otras actividades. Siempre manteniendo el distanciamiento físico y el uso de mascarilla.

“Por el momento nosotros exhortamos a que el participante presente documento de vacunación contra el covid-19. Lo que sí exhortamos es a respetar el distanciamiento físico y que se llegue con tiempo para que pueda pasar por el cernimiento de covid-19. Se harán preguntas de rigor y una vez completado el proceso el participante ya puede ser parte del recorrido. Todos los eventos han sido afectados en la cantidad de participantes que podemos atender, para salvaguardar la salud e integridad física, tanto de los compañeros que laboran a diario en las propiedades como de los participantes. El protocolo es bastante riguroso en todas las áreas”, aclaró Echevarría.

A continuación, presentamos dos de las áreas naturales protegidas que Para la Naturaleza custodia en las regiones norte y este del País:

La Hacienda la Esperanza, en Manatí

Es un recinto histórico que conserva el único trapiche de vapor existente en el mundo, y que se ha convertido en un referente turístico del pueblo norteño. La reserva ocupa un terreno extenso, lo que permite ofrecer variedad de experiencias a sus visitantes, quienes pueden realizar la caminata autointerpretativa o participar de variedad de recorridos, acompañados por un intérprete ambiental. Por ejemplo, La conquista del azúcar, La Esperanza en bici y programas voluntarios.

La conquista del azúcar

Es un recorrido guiado que —siguiendo todas las medidas de seguridad sanitaria— revive la historia del azúcar en Puerto Rico desde una de las haciendas más importantes del siglo XIX. Visitarás un cañaveral, explorarás las ruinas del recinto histórico y visitarás la Casa del Marqués de La Esperanza. Podrás observar el interior de la casa —cuidadosamente restaurada— y tendrás la oportunidad de apreciar la amplia colección de machetes que fueron utilizados para trabajar en las plantaciones azucareras durante los siglos XIX y XX. El recorrido tiene una duración de hora y media.

La Esperanza en bici

Como parte de este recorrido, podrás pedalear por veredas a través de pastizales y bosques mientras te deleitas con el imponente paisaje compuesto por mogotes del Carso Norteño, las montañas de la Cordillera Central y las aguas del Río Grande de Manatí, “que divide un valle verde que desaparece en el horizonte”, según describió Echevarría. Este trayecto tiene una duración aproximada de cuatro horas y se cataloga de nivel 2 por el tipo de actividad física que requiere. Sin embargo, pueden participar niños desde los 12 años.

Programas voluntarios

La experiencia de la labor voluntaria es muy satisfactoria e importante, como el programa “Ayúdanos a proteger las tortugas marinas”, donde podrás comenzar el día con una caminata por la costa, mientras aprendes a proteger y marcar los nidos de tinglar, la tortuga verde y el carey —especies de tortugas marinas en peligro de extinción— que anidan en las playas de la reserva natural.

Igualmente podrás contribuir a la meta de reforestación de 33% que la entidad mantiene proyectada para 2023 a través de la iniciativa de siembra de árboles nativos a fines de crear bosques más fuertes y resilientes en Puerto Rico. Los árboles endémicos y nativos están mejor adaptados al clima tropical de nuestra isla. Por tal razón, ellos son más resistentes al impacto de los huracanes y las sequías.

Medio Mundo y DagUao,en Ceiba

Es una zona ubicada en los predios de la antigua Base Naval Roosevelt Roads, donde el 40% de los terrenos ha sido dedicado a la conservación y donde también se ofrece variedad de experiencias:

Descubre la historia y naturaleza de esta zona protegida

Recorrido interpretativo a través de la extensa área natural protegida, que alberga ecosistemas tales como los humedales, estuarios, bosque de mangle, sistema coralino, hábitat marino, riberas y bosque seco, además de un sinnúmero de especies. La duración aproximada del trayecto es de dos horas.

En bicicleta por el humedal Los Machos

Esta alternativa invita a descubrir acerca de la biodiversidad y los ecosistemas de lo que fuera la Base Naval Roosevelt Roads, a la vez que conoces el Área Natural Protegida de Medio Mundo y Daguao y la historia del humedal Los Machos. El trayecto comprende una distancia en bicicleta de seis millas. Otro recorrido similar combina el deporte del ciclismo con el kayak para adentrarse por canales rodeados de manglares y vida silvestre del humedal. La experiencia combinada comprende seis millas en bicicleta y 1.3 millas aproximadas en kayak. La edad mínima para participar de este recorrido es 15 años y se requiere una bicicleta para terreno rocoso, con casco y calzado cómodo y cerrado.

Programas voluntarios

Igualmente, Medio Mundo y Daguao cuenta con áreas designadas para la siembra de árboles nativos y actividades para el mantenimiento de huertos.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ELVOCERO.COM