Menú

Paraíso de conservación en Costa Rica

Vista de los canales del Parque Nacional Tortuguero.

TORTUGUERO, UN EJEMPLO DE CONSERVACIÓN Y DESARROLLO EN COSTA RICA

Tortuguero.- La exhuberante zona de Tortuguero se ha consagrado como un ejemplo del turismo sostenible en Costa Rica, el cual implica la unión de la conservación de la biodiversidad con el desarrollo social y económico de las comunidades.

Esa biodiversidad es uno de los principales atractivos de Costa Rica, donde el turismo es uno de los motores de desarrollo, por lo que para las autoridades la sostenibilidad en esta área es fundamental para el crecimiento.

Un ejemplo de esto es el Parque Nacional Tortuguero y su comunidad, ubicados en la costa de la provincia de Limón (Caribe), en donde las tonalidades de verde y una red de canales se fusionan para darle una gran variedad biológica.

En esta zona la población, las instituciones y el Gobierno costarricense trabajan juntos. Cuentan con toda una organización de con guías, especialistas y rastreadores que controla no solamente la cantidad de personas, sino también en qué momento se pueden observar a las tortugas, uno de sus productos estrella, junto con los canales.

“Se ha generado una consciencia, la comunidad se ha enterado de la importancia que tiene proteger el recurso natural, porque eso es lo que atrae el turista y eso a su vez trae desarrollo económico, y social”, manifestó a Efe durante una gira a Tortuguero la directora ejecutiva de Cámara Nacional de Ecoturismo y Turismo Sostenible (Canaeco), Natalie Carballo.

Esa protección del ambiente ha hecho cambiar el sistema. Hace unas tres décadas, las personas podían acercarse a las tortugas, tomarse fotos con ellas, invadiendo su espacio, en algunos casos interrumpiendo el desove y generando una sobrecarga.

Ahora existe una regulación sobre la cantidad de personas que pueden observar una tortuga, no se permite el uso de cámaras de vídeo o fotográfica, y se utilizan luces infrarrojas, con el fin de no perturbar su ambiente.

La tortuga que más llega al lugar es la especie verde (Chelonia mydas), que puede llegar a medir más de un metro de longitud y a pesar hasta 150 kilos y tiene su temporada de desove entre julio y octubre. En ese periodo del año pasado se contabilizaron 26,000 nidos.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN MiPRv.com