Menú

Ponen en jaque el reciclaje en la Isla

En riesgo de tirar al vertedero los esfuerzos de reutilización de materiales con las nuevas exigencias del mercado internacional.

reciclajes municipales

Las nuevas exigencias del mercado internacional, que buscan recibir materiales reciclables libres de contaminantes, han puesto en jaque a la industria del reciclaje en la Isla.

El panorama no parece alentador ni para estas empresas ni para los municipios, que están perdiendo esfuerzos y dinero en recolectar materiales con vida útil que luego termina en los vertederos del País.

Lo peor de todo es que de no buscarse una alternativa, los programas de reciclaje podrían desaparecer y con ellos se reducirían aun más los años de vida de nuestros vertederos.

Los programas de reciclajes municipales y las tres plantas recicladoras que existen en Puerto Rico enfrentan un duro golpe con estas exigencias.

Tal es el caso de la empresa IFCO Recycling, que actualmente cuenta con 200 toneladas de materiales no aceptables por los compradores de China, lo que ha ocasionado que lo que antes era reciclado fuera de la Isla, ahora llegue a los vertederos del País.

“Hace dos meses, China se puso estricto por políticas del país, porque compran 50,000 toneladas de material reciclable mensual y ese material no llegaba limpio o estaba mezclado con otras cosas que lo contaminan. Un 3% de esas toneladas de materiales que compran son basura, entonces estamos hablando de que reciben 1,500 toneladas de basura al mes y eso es mucha basura del mundo quedándose en China. Para evitar eso, tienen que ponerse estrictos. Por eso comenzaron con políticas con el fin de que el material que sea recibido sea puro”, dijo Juan Rosado, ejecutivo de cuentas de IFCO Recycling, empresa con plantas en Caguas, Gurabo y Bayamón.

La situación representa una crisis para los países que reciben el cargamento, pero también para aquellos que acostumbraban a venderlo.

“Es una locura, porque si tengo que parar y generar menos cantidad de material y pagar por la mano de obra que va a limpiarlo y segregarlo, entonces mi ganancia disminuye. Sin contar que lo que se quede, que es la basura que China no quiere, la tengo que botar y me cobran por eso”, expuso Rosado, quien asegura que antes recibía cerca de 100 toneladas de materiales contaminantes, pero ahora alcanzan las 500 toneladas, material que termina entonces en los vertederos.

Impacto a municipios

Los programas de reciclaje de los municipios también enfrentan la crisis de estas nuevas exigencias.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN PrimeraHora.com