Menú

Proteger los recursos naturales es deber social

Las luchas para proteger el ambiente en el mundo de hoy seguirán exacerbándose y los ataques contra los activistas como la hondureña Berta Cáceres incrementarán mientras las instituciones, y la sociedad misma, no armonicen sus actividades de desarrollo con la naturaleza y el futuro de nuestro planeta.

recursos-naturales-playa-puerto-rico

En Honduras continúa, en medio de incongruencias, el juicio contra los acusados por el asesinato de la dirigente ambientalista Berta Cáceres. Esta líder indígena, asesinada a los 42 años, fue ganadora en 2015 del Premio medioambiental Goldman, conocido como el Nobel en ese campo. Un año más tarde, fue ultimada por su oposición a un proyecto hidroeléctrico que destruiría terrenos, desplazaría poblaciones, y privatizaría ríos y territorios en las tierras ancestrales de su comunidad indígena lenca.

Involucrando a militares y empleados de la corporación encargada del proyecto, el proceso contra los acusados del asesinato se inició a mediados de septiembre de este año. Pero, desde su comienzo se ha visto plagado de irregularidades. Tanto es así que los familiares de Cáceres y organizaciones ambientalistas han descalificado al tribunal considerando que el juicio es una farsa porque los verdaderos autores intelectuales del crimen no han sido investigados ni acusados.

Mientras, las luchas en Brasil, el más grande pulmón del mundo, cuentan numerosos ambientalistas asesinados. Es muy probable que las tensiones se agudicen con la toma de poder del nuevo presidente Jair Bolsonaro. El político brasileño de extrema derecha ha prometido desmantelar el Ministerio del Medio Ambiente, abrir las reservas forestales amazónicas a los ganaderos y agroindustriales. Además, considera retirar a su país del Acuerdo de París sobre el cambio climático.

El presidente brasileño electo coincide en sus polémicas posiciones con el estadounidense Donald Trump. Este último continúa desoyendo las advertencias de los científicos sobre el calentamiento global, facilitando permisos para la explotación minera, petrolífera y de gas, y quebrando desaforadamente el entramado de las regulaciones ambientales de Estados Unidos.

En Puerto Rico, desde el huracán María hemos visto claramente las consecuencias de un desarrollo económico y urbano que durante décadas no ha tomado en consideración las advertencias de la naturaleza, articuladas por expertos científicos.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com