Menú

Próxima la reconstrucción del proyecto de molinos de viento en Naguabo

El proyecto de molinos de viento Punta Lima Wind Farm, en este municipio, comenzará a reconstruirse por completo esta semana luego de que en 2017 el huracán María lo destrozó.

Según supo EL VOCERO, no podrán reutilizar nada de lo que quedó de las 13 turbinas. Se espera que esta semana comiencen a desmontar los restos de las aspas y las torres. También deben hincar hoyos para la instalación de los nuevos molinos.

Según se informó, se instalarán aspas más grandes que las actuales, y se supone sean más resistentes al embate de un huracán de fuerza mayor, aseguró una fuente de EL VOCERO.

También se indicó que aún necesitan completar el trámite de ciertos permisos, pero las fuentes de este medio no detallaron cuáles son las autorizaciones.

Cuando se complete la reconstrucción, el proyecto estará en posición de generar 26 megavatios de energía, se informó. Previo a 2017, los molinos tenían potencial para 23 megavatios con los que era posible energizar 9,000 hogares. Sin embargo, la generación estaba en el 23% de su capacidad.

Para la reconstrucción, los dueños de la finca eólica tuvieron que superar escollos con la aseguradora y resolver un pleito judicial sobre el alquiler de los terrenos donde está enclavado el proyecto. También fue necesario renegociar los términos del contrato con la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) para la venta de la energía, y contar con la aprobación del Negociado de Energía.

El nuevo acuerdo con la AEE establece una reducción de un centavo en el costo de la energía que producirá la compañía. De 15 centavos se redujo a 14, lo que supone un ahorro de $42.3 millones, había dicho el Negociado. Ese precio incluye el valor de los créditos de energía renovable, aunque la AEE no hizo el desglose de cuánto será el precio de la energía y cuánto el valor de los créditos.

En la comunidad Punta Lima hay muchas casas vacías y los pocos vecinos que se expresaron consideran que es un buen proyecto.

Una vecina, quien aún recuerda con brillo en los ojos cuando en 1972 le regalaron la parcela donde ha vivido desde entonces, señaló que estaba “bien” que se hubiesen instalado los molinos allí. La mujer —quien no quiso dar su nombre— se excusó por no explicar el asunto.

Otro vecino, quien tampoco se quiso identificar y que llevaba una gorra con el logotipo de la empresa, indicó que es más importante que nunca que los molinos vuelvan a funcionar para mitigar en parte, los apagones que han dejado a cientos de miles de personas sin el servicio energético en los pasados meses.

El hombre, quien ya está retirado, aseguró que no les afecta el ruido de las aspas porque al final se acostumbran. Contó que cuando comenzó a operar, la empresa coordinó reuniones para explicarles su rol en la generación de energía y les regaló gorras como la que él estaba usando, camisas y becas entre estudiantes del barrio.

La alcaldesa de Naguabo, Miraidaliz Rosario Pagán, se quejó de que no tiene información sobre el estatus del proyecto, ni de cuándo comenzarán las operaciones.

Expuso que el 26 de febrero de este año la empresa Vestas WTG México S.A. de C.V. se comunicó con el departamento de finanzas del municipio a través de la compañía KPMG —que ofrece servicios de auditorías e impuestos— y solicitaron una licencia provisional que les eximiera del pago de impuestos.

En la carta se indica que Vestas se encarga del ensamblaje de turbinas de viento. Además, se detallan once documentos entregados al municipio. Y aunque se incluye la información de contacto en México, Rosario Pagán informó que ha tratado de comunicarse y no ha obtenido respuesta.

“Nosotros nos hemos tratado de comunicar con esta compañía para poder conocer más información en beneficio (del municipio, para saber) el tiempo de duración que puede tardar la remodelación porque esto sufrió unos daños exorbitantes con el huracán María. Pero hasta el momento no hemos tenido… respuesta”, declaró la alcaldesa, al tiempo que aseguró que se requiere el endoso del municipio para que puedan iniciar los trabajos.

La funcionaria sostuvo que no tiene información en los archivos sobre el pago de patentes o de permisos previos.

Su antecesor en la silla municipal, Noé Marcano, señaló que las empresas que producen energía renovable están exentas del pago de arbitrios de construcción y de patentes municipales. Aseguró que durante el periodo de construcción se crearon cerca de 20 empleos y durante su funcionamiento había alrededor de una decena de empleados que se encargaban del mantenimiento de los molinos y las áreas circundantes. Marcano agregó que hizo un acuerdo con la Compañía de Fomento Industrial para que le dieran prioridad a los residentes de Naguabo en la contratación de esos servicios.

“Es muy bueno y yo estoy 200 por ciento de acuerdo con que nuevamente se reconstruya y que tengamos esa fuente de energía alterna. Hay que darle paso; ante lo que estamos viviendo —con el mal tiempo, con los huracanes, los terremotos— unas turbinas que tengamos son otra alternativa”, puntualizó en declaraciones a EL VOCERO.

Por su parte, Lillian Mateo Santos, comisionada del Negociado de Energía, expresó que tienen “bien clara” la importancia de que se cumpla con las metas establecidas para tener una “cartera de proyectos de energía renovable” que ayude a eliminar la dependencia en combustibles fósiles, que son más caros y producen más contaminación.

“Debemos movernos también a estabilizar la generación y todo esto ha quedado resaltado por los sucesos de las últimas semanas” en que, además de aprobarse la renegociación del contrato con Punta Lima Wind Farm, se han aprobado contratos con las empresas Ciro One Salinas y Xperta, informó la comisionada.

El Plan Integrado de Recursos establece que en cuatro años el 40% de la generación de energía debe salir de fuentes alternas, lo que debe incrementar a 60% para 2040 hasta llegar al 100% para 2050, según estipula la Ley 17-2019 o Ley de Política Pública Energética de Puerto Rico. Sin embargo, actualmente la Isla apenas produce 5% de la energía que consume de fuentes renovables.

Se espera que en 8 meses esté listo el informe preliminar que ordenó el Negociado de Energía sobre la viabilidad de un parque eólico en el mar.

“Hay un mandato de movernos a energía renovable con unas metas y el Negociado está haciendo todo lo posible en nuestra labor para que así se haga. La política pública que el Negociado está llamado a hacer cumplir es una meta que entendemos que sí se puede lograr”, aseguró Mateo Santos.

Al cierre de esta edición no fue posible contactar a Frank Monserrate, gerente de administración del proyecto. Mientras que el representante legal de la empresa, Carlos Fernández Lugo, del bufete McConnell Valdés, tampoco estuvo disponible para hablar sobre el tema.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ELVOCERO.COM