Menú

Puerto Rico Brilla Naturalmente: una luz en la NASA

Fajardo

PR Brilla

Existe un puñado de lugares en el mundo donde se puede apreciar el fenómeno de la bioluminiscencia durante todo el año. En Puerto Rico tenemos tres ejemplos: La Parguera, la Bahía Mosquito y la Laguna Grande. Además de su valor natural y de investigación científica, estos cuerpos de agua representan una oportunidad económica para las comunidades aledañas.

Son varias las amenazas que enfrenta el uso y la conservación de estos recursos. En el caso de la Laguna Grande, una de las amenazas es el aumento en la iluminación artificial de la noche (contaminación lumínica) provocado por el desarrollo urbano en sus alrededores. La contaminación lumínica, además de malgastar dinero y afectar la bioluminiscencia, interrumpe los ciclos naturales de la vida silvestre y perjudica el reloj biológico de los humanos. Por estas y otras razones, en Para la Naturaleza nos dimos a la tarea de crear e implementar una iniciativa para reducir la contaminación lumínica que afecta la Reserva Natural las Cabezas de San Juan y así proteger la integridad del recurso en la Laguna Grande.

Puerto Rico Brilla Para la Naturaleza se creó en el 2006, estableciendo un comité asesor de contaminación lumínica que reúne expertos de organizaciones como el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales, la Junta de Calidad Ambiental, el Instituto Internacional de Dasonomía Tropical (IITF), el Servicio de Pesca y Vida Silvestre, la Autoridad de Energía Eléctrica, el Fideicomiso de Conservación e Historia de Vieques, entre otras. A estas se fueron uniendo otras organizaciones como el Programa Sea Grant, la Sociedad Astronómica y conocedores del tema como el arquitecto Fernando Abruña, fundador del Capítulo de Puerto Rico del US Green Building Council.

Las acciones conjuntas del Comité Asesor, la comunidad y el personal de Para la Naturaleza han hecho posible reducir la contaminación lumínica en un 60% en las áreas circundantes a la RN Cabezas de San Juan. Gracias a esta iniciativa recobramos los cielos oscuros permitiendo nuevamente, la contemplación y el estudio de su bioluminiscencia y astronomía, aseguramos el refugio nocturno para la vida silvestre y mantenemos un espacio saludable para las actividades del ser humano y la economía que estas promueven.

Actualmente estamos desarrollando el protocolo de monitoreo continuo de contaminación lumínica, para lo que incorporamos el uso del Sky Quality Meter (SQM). Este instrumento nos permite obtener información y datos sobre la brillantez atmosférica. Los primeros puntos de monitoreo fueron establecidos en la RN Cabezas de San Juan y la Casa Ramón Power y Giralt. La meta es crear una red de medición a través de las islas de Puerto Rico para lo que estaremos instalando equipos en otras áreas naturales de Para la Naturaleza que son de interés para el proyecto de contaminación lumínica. Esta iniciativa de medición nocturna ha sido de gran interés en la NASA con quienes hemos establecido acuerdos de colaboración a través del proyecto Assessing NASA’s VIIRS Nighttime Product Suite to Improve Measurement, Monitoring, and Achievement of Urban SDGs and Associated Targets and Indicators. En este estaremos colaborando con (1) la calibración de SQM, (2) proveer datos de campo y (3) validar el (los) protocolo(s) creados para medir brillantez atmosférica. ¡Es decir, estamos ayudando a calibrar mediciones del satélite VIIRS; que entre otras cosas realiza las fotos de iluminación nocturna de nuestro planeta!