Menú

Recursos Naturales acoge intervención del Municipio de Rincón en impugnación de la zona marítimo terrestre

Oficial examinadora determina que el ayuntamiento tendría la capacidad de contribuir en la resolución del caso de la construcción en el condominio Sol y Playa.

ElDepartamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) acogió la solicitud de intervención del Municipio de Rincón en la querella de impugnación del deslinde la zona marítimo terrestre, que dio paso a la concesión del permiso de construcción para la rehabilitación de las áreas recreativas del condominio Sol y Playa, en la playa Los Almendros de dicho pueblo.

La oficial examinadora María V. Ortega Ramírez declaró ha lugar el pedido del ayuntamiento “por el alto interés que reside en este caso y la capacidad que se presume en el Municipio de contribuir a la resolución del mismo”. Así lo planteó en su resolución interlocutoria emitida ayer, miércoles, de la que El Nuevo Día obtuvo copia.

El Municipio de Rincón radicó la solicitud de intervención el pasado viernes, 25 de junio, por medio de sus abogados, Pedro E. Ortiz Álvarez y Luis Alejandro Pérez Carrero. Un día antes, el alcalde Carlos D. López Bonilla había adelantado a este diario ponderaba dicho curso de acción.

En la solicitud, los abogados plantearon que “son múltiples los expertos en los temas y materias pertinentes que concluyen que el deslinde certificado por el DRNA está erróneo y contrario a nuestro estado de derecho. Dicho de otro modo, la agencia administrativa cometió un error al certificar el deslinde”.

“Nuestra fundamentada posición es que la actuación del DRNA no fue un mero error en la interpretación de leyes y reglamentos, sino que, peor aún, fue una perjudicial omisión de acatar el claro y fuerte mandato constitucional a los efectos de proveer la más eficaz conservación de nuestros recursos, así como el mayor desarrollo y aprovechamiento de los mismos para el beneficio general de la comunidad”, agregaron.

Ortiz Álvarez y Pérez Carrero hicieron referencia al deslinde que el DRNA aprobó, en noviembre de 2020, tras recibir –un año antes– una solicitud del Consejo de Titulares del condominio Sol y Playa, a los efectos de reconstruir las áreas recreativas devastadas por el huracán María, en 2017.

La querella de impugnación a la que el Municipio de Rincón pidió unirse fue radicada, el pasado 17 de mayo, por José G. Barea Fernández, quien es abogado y dueño de un apartamento en el condominio. En la querella, el titular planteó que el DRNA erró al aprobar el deslinde, pues “solamente toma en cuenta los niveles de la marea astronómica e ignora la existencia de la playa, vegetación asociada al complejo playa-duna y sus rasgos fisiográficos”. Solicitó, por lo tanto, que se deje sin efecto el deslinde y se le notifique “de inmediato” a la Oficina de Gerencia de Permisos(OGPe) para que esta, a su vez, anule el permiso de construcción y emita un cese y desista.

Sobre este asunto, la oficial examinadora Ortega Ramírez solicitó a la Oficina de Asuntos Legales del DRNA que asigne un abogado para atender el caso.

“La impugnación de un deslinde es una acción donde tiene jurisdicción el DRNA y donde es una parte indispensable”, se indica en la resolución interlocutoria.

Hace dos semanas, a petición de El Nuevo Día, el secretario del DRNA, Rafael Machargo, se abstuvo de comentar sobre la querella de impugnación “para no afectar la pureza de los procesos”.

Reiteradamente, el Consejo de Titulares del condominio Sol y Playa ha expresado que los permisos del proyecto fueron obtenidos siguiendo los debidos procesos en ley. También, el ente ha señalado que, en 2019, publicaron en prensa un aviso en el que se notificaba sobre el proceso de deslinde y se apercibía que, según reglamento, cualquier persona tenía 30 días para presentar objeciones. Nadie presentó objeción en esos 30 días reglamentarios, por lo que, a su juicio, la querella de impugnación se sometió a destiempo.

Al momento, la Junta de Planificación mantiene activa una investigación relacionada con los permisos del proyecto, tras someter una querella “motu proprio” y recibir otra de un ciudadano.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ELNUEVODIA.COM