Menú

Recursos Naturales aún evalúa la impugnación del deslinde de la zona marítimo terrestre en playa de Rincón

Por otro lado, el consultor ambiental de la Junta de Directores del condominio Sol y Playa asegura que la querella es improcedente por presentarse a destiempo.

Con la justificación de “no afectar la pureza de los procesos”, el secretario del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA),Rafael Machargo, se abstuvo hoy, miércoles, de explicar por qué su agencia lleva un mes atendiendo la impugnación del deslinde de la zona marítimo terrestre que dio paso al permiso para la reconstrucción de las áreas recreativas del condominio Sol y Playa, en la playa Los Almendros de Rincón.

Se limitó, en cambio, a indicar que la impugnación fue referida al panel del oficial examinador y tomará el curso que indican tanto la Ley de Procedimiento Administrativo Uniforme como los reglamentos internos del DRNA, “como cualquier otra querella presentada en la agencia”.

“Para no afectar la pureza de los procesos, no podemos emitir comentarios en este momento”, dijo el secretario en una declaración enviada a El Nuevo Día.

La querella fue radicada, el pasado 17 de marzo, por José G. Barea Fernández, quien es abogado y dueño de un apartamento en el condominio. El titular planteó que el DRNA erró al aprobar el deslinde, pues “solamente toma en cuenta los niveles de la marea astronómica e ignora la existencia de la playa, vegetación asociada al complejo playa-duna y sus rasgos fisiográficos”.

Solicitó, por lo tanto, que se deje sin efecto el deslinde, avalado por el DRNA en noviembre de 2020, y se le notifique “de inmediato” a la Oficina de Gerencia de Permisos (OGPe) para que esta, a su vez, anule el permiso de construcción y emita un cese y desista.

En otra declaración, el consultor ambiental de la Junta de Directores del condominio Sol y Playa, Ángel Román, afirmó que la querella de Barea Fernández “es improcedente” por presuntamente estar fuera de término.

“El licenciado Barea y los grupos de presión tuvieron amplia oportunidad de participar en los procedimientos administrativos ante el DRNA. En este caso, hubo notificación mediante edicto, notificaciones escritas y letreros. El procedimiento del deslinde duró unos 18 meses”, dijo Román.

Por otro lado, la Junta de Planificación (JP) recibió una segunda querella relacionada con el proyecto de Rincón, uniéndose a la que la agencia radicó “motu proprio” el 17 de mayo. Ivelisse Prado, portavoz de la JP, confirmó que ambos casos se consolidaron.

“El caso está en el proceso administrativo de la Junta de Planificación y, una vez culmine, la Junta podrá determinar la acción a seguir”, dijo Prado, tras indicar que la segunda querella fue sometida por un ciudadano.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ELNUEVODIA.COM