Menú

Retroceso en la conservación de la cotorra puertorriqueña

Muchas aves murieron y otras desaparecieron durante los huracanes Irma y María

cotorra puertorriquena

El embate de los huracanes Irma y María provocó un retroceso de años en el programa de conservación de la cotorra puertorriqueña, que incluyó la remoción de los pájaros que estaban en cautiverio en el Vivero de Peces de Maricao, la desaparición de gran parte de la población silvestre y la muerte de algunos individuos que estaban en cautiverio.

Ahora, esta ave en peligro de extinción solo estará confinada al área del bosque de Río Abajo, en Utuado, y a El Yunque, en el noreste de la isla.

“Hemos perdido un porcentaje grande en el estado silvestre, que es la finalidad del proyecto. Nosotros no queremos tener pájaros de mascota, queremos tenerlos libres. Esto nos ha echado a atrás años de esfuerzos”, afirmó el coordinador del programa de Cotorra Puertorriqueña del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), Gustavo Oliveri.

Agregó que “dimos pasos en la dirección correcta en pro de la recuperación de la especie. Ya estábamos en proceso de establecer la tercera población. Estos huracanes nos van a hacer repensar el status actual para nosotros delinear el plan de acción del futuro”.

Los esfuerzos de conservar a la cotorra puertorriqueña, que se distinguen por tener plumaje verde y una banda roja en la cabeza, datan de la década de los años ’70. Para esa época solo se habían avistado unos 13 individuos de esta especie, cuyo nombre científico es Amazona vittata.

Las agencias a cargo de la conservación son el DRNA, el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos y el Servicio Forestal.

Fue en El Yunque donde se estableció la primera población en cautiverio y la primera silvestre. Allí, el efecto de los huracanes en la vida de los individuos todavía no es preciso.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com