Menú

Reverdecido y abierto al público el Bosque de Pterocarpus en Humacao

El bosque fue declarado reserva natural por el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales en el 1986. (Bárbara Solano / El Oriental)

Por Bárbara Solano Quintana / bsolano@elorientalpr.net

(15 de marzo de 2019)- Luego de que el huracán María destruyera el 50 por ciento de sus inmensos árboles y que estuviera cerrado por trabajos de restauración desde el paso de la tormenta, el Bosque de Pterocarpus, ubicado en Palmas del Mar en Humacao, abrió su espacio nuevamente al público el pasado enero.

“Fue devastador (el huracán María) porque no solamente los doseles (copa) de los árboles los tumbó casi todos, pero también un 50 por ciento de los árboles recibieron un impacto brutal… Durante este último año y medio, logramos limpiar y restaurar el bosque como antes del huracán”, expresó el director ejecutivo de Palmas del Mar, Antonio Maldonado López, en entrevista con El Oriental.

Luego de los esfuerzos realizados durante los pasados meses, los visitantes podrán disfrutar nuevamente de atractivos como la torre de observación de 40 pies de alto, un gazebo para todo tipo de actividad, y un paseo tablado que facilita el recorrido – de unos 40 minutos – por la zona pantanosa de agua dulce.

Aunque aún existen partes del bosque, especialmente en los árboles, que denotan la destrucción del temporal, el propietario aseguró que se encuentra confiado en su rehabilitación, pues no es la primera vez que el lugar cobra vida tras sufrir los estragos de un evento atmosférico. Fueron los huracanes Hugo en 1989 y Georges en 1998 los primeros desastres naturales en afectar la reserva natural que sirve de hábitat para 52 especies de fauna y 44 de flora, de las que al menos 13 son endémicas.

Desde septiembre de 2017, la comunidad de Palmas del Mar se ha dedicado a colaborar en la reconstrucción través de donativos como parte del programa “Amigos del Bosque”. Asimismo, tanto el Fideicomiso de Conservación de Puerto Rico (Para La Naturaleza), como la Federación Nacional de Vida Silvestre (NWF, en inglés) y el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos (FWS) han sido agencias activas en el constante arreglo y cuidado del bosque.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElOrientalPR.net