Menú

Revitalización en zonas contaminadas

Por David Southgate

David Southgate

En los Estados Unidos y sus territorios hay identificados de 450,000 a un millón de terrenos contaminados que permanecen sin desarrollar debido a alguna preocupación ambiental real o percibida, lo que ahuyenta a potenciales desarrolladores.

El señalamiento surge de un estudio realizado en 2016 por la Oficina de Fiscalización Gubernamental federal. En Puerto Rico estos terrenos incluyen 1,000 cuerdas del corredor aledaño a la carretera PR-127 entre Guayanilla y Peñuelas. Conocida erróneamente como La CORCO por el nombre de uno de los dueños privados más grandes del sector, la antigua zona petroquímica realmente abarca unos 42 solares privados en 3,500 cuerdas de terreno.

La dependencia de soluciones en el mercado libre ha dejado al área en lo que es hoy un “Jurassic Park” que atestigua a las estrategias fallidas de desarrollo económico del siglo 20. El tamaño del problema junto con la falta de peritaje del sector privado, el conocimiento financiero e intelectual, así como intereses económicos competitivos, y tal vez lo más importante, un mercado de bienes raíces pobre, ha dejado a gran parte del área subdesarrollada.

El tiempo nos ha enseñado que el sector privado no podrá solucionar los problemas de terrenos contaminados de Guayanilla y Peñuelas. La insolvencia de Puerto Rico y su mala calificación crediticia, hacen imposible que el gobierno central pueda ofrecer incentivos o pueda volver a desarrollar el corredor de la PR127, por sí mismo.

Sin embargo, la ruta de salida es clara. El gobierno de Puerto Rico debe crear una entidad cuasi-gubernamental sin fines de lucro, cuya única misión sea la transformación de propiedades abandonadas en el corredor de la PR-127 para que sea un motor de desarrollo económico para la isla.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com