Menú

Sandra Díaz, Sandra Lavorel y Mark Westoby ganan el Premio Fronteras Ecología

Los ecólogos Sandra Díaz, Sandra Lavorel y Mark Westoby han ganado la XIII edición del Premio Fundación BBVA ‘Fronteras del Conocimiento en Ecología y Biología de la Conservación’, por su labor en la catalogación de los rasgos de las plantas y sus funciones en los ecosistemas.

De acuerdo con el comunicado facilitado por la organización del galardón, estos tres expertos, trabajando de manera independiente y también colaborando entre ellos, han centrado sus investigaciones en las relaciones de la función de cada planta en el ecosistema con una serie de rasgos físicos medibles como la altura, el tipo de hojas o el tamaño de sus semillas.

Catálogo ‘Try’

De este modo, lograron identificar unos patrones en la diversidad funcional de las especies a nivel global, la llamada ‘ecología de los rasgos’ que han recogido en un catálogo llamado ‘Try’: “Una gigantesca base de datos con 12 millones de entradas” aportadas por investigadores de todo el mundo que incluye “los rasgos funcionales” de más de 200.000 especies de plantas.

Gracias a esta compilación, los científicos podrán estimar la eficiencia de cada especie en distintas tareas clave para el ecosistema como el secuestro de carbono, la obtención de nutrientes o la acumulación de biomasa.

La ‘ecología de los rasgos’ permite ya mejorar “el diseño y la eficacia tanto de los esfuerzos de conservación de la biodiversidad como de los modelos predictivos de ecosistemas”, ha explicado en su fallo el jurado, cuyos miembros fueron designados conjuntamente por la Fundación BBVA y el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Adaptar ecosistemas al cambio climático

Según este tribunal, Díaz, Lavorel y Westoby han logrado “aportaciones extraordinarias a la descripción y preservación de la complejidad de la vida en la Tierra” con un tipo de conocimiento que se puede aplicar ya al diseño de modelos para mejorar la adaptación de los ecosistemas al cambio climático.

Un ejemplo de su utilidad lo ha mencionado Lavorel -que trabaja para el Laboratorio de Ecología Alpina en Grenoble (Francia) y Landcare Research, en Lincoln (Nueva Zelanda)- al explicar que las plantas de crecimiento más lento son más resistentes a la sequía pero, a la vez, capturan menos carbono, así que ambas variables deberán ser tenidas en cuenta en los futuros planes de adaptación.

Díaz -desde la Universidad Nacional de Córdoba en Argentina, así como el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas  de este país- ha señalado que su trabajo consiste en detectar las especies más vulnerables e identificar lo que se pierde, en términos de propiedades del ecosistema y beneficios para las personas, “cuando desaparecen”.

En cuanto a Westoby -en la Universidad Macquarie de Sidney (Australia)-, ha recordado que las especies son “un legado valiosísimo de la evolución” que se debe preservar, ya que perder especies es “incluso peor que quemar bibliotecas o arrasar monumentos históricos con una apisonadora”.

El investigador Mark Westoby, una foto de Chris Stacey, cedida a EFE.

Los tres galardonados han resaltado la necesidad de actuar con urgencia ante la actual y “dramática” pérdida de biodiversidad pues, en palabras de Díaz, “el funcionamiento del tapiz de la vida en la Tierra” está amenazado y no se podrá tener “un futuro razonable” sin él. EFEverde

LEE LA NOTICIA COMPLETA EN EFEverde.com