Menú

Se esfuma el distrito de cine en la Isla

Atraso en el cumplimiento de los acuerdos hace que se elimine el proyecto de $70 millones.

El proyecto Puerto Rico Film District que prometía una inversión de sobre $70 millones y un impulso significativo a la industria del cine en la Isla, se quedó en el intento y próximamente la Autoridad del Distrito de Convenciones de Puerto Rico podría someter una solicitud pública para nuevas propuestas de desarrollo.

Mariela Vallines, directora ejecutiva de la Autoridad del Distrito, confirmó a EL VOCERO que desde julio quedó sin efecto el acuerdo que contrajo el gobierno con el inversionista Keith St. Clair y la firma RKA, luego de que no avanzaran los trabajos programados para la fase inicial del proyecto que aspiraba a convertir la Isla en un centro cinematográfico internacional.

“En el mejor bienestar del pueblo de Puerto Rico era que teníamos la responsabilidad de atender estas situaciones y responsablemente decidimos que era el mejor curso a seguir”, expresó Valline. Indicó que al proponente le concedieron la fecha del 31 de julio para completar las fases iniciales del proyecto y se estipuló que de no cumplir, automáticamente quedaba descartado el acuerdo.

El acuerdo firmado bajo el gobierno de Ricardo Rosselló, en julio de 2018, incluía la construcción de estudios cinematográficos en 28.4 cuerdas ubicadas en la parte trasera del Centro de Convenciones. El desarrollo debió estar completado a finales de 2019 y crear empleos para unas 1,300 personas. En la propuesta inicial de RKA Studio estaba St. Claire, el productor Richard Abramson, de la franquicia de películas de Pee Wee Herman, y el desarrollador Antonio Fullana.

Para el desarrollo se levantaría una estructura de más de 135 mil pies cuadrados, con cinco estudios de sonido digital, un museo y una academia de cine en la que se enseñarían acrobacias a los extras o ‘stunts’ de las películas. Con otras estructuras se completaría hasta 180 mil pies cuadrados de construcción.

“Los desarrolladores —antes de vencer el acuerdo— pidieron una extensión adicional por la situación del covid, los terremotos y el zika, que indicaron afectaban la capacidad de cumplir los términos y también solicitaron si se podía permitirles cambiar el enfoque del uso de la parcela, que no era de cine y no estaba definido”, detalló Vallines.

La funcionaria explicó que realizaron la evaluación de la solicitud y tomaron en cuenta los factores que pudieron atrasar las gestiones, pero ya se habían hecho como cinco solicitudes de extensión a los acuerdos, lo cual entendieron no era razonable.

“La última extensión que se firmó estableció que el mero pasar del tiempo era suficiente para dejar sin efecto el compromiso y si no cumplían quedaba disuelto, lo cual ocurrió”, añadió.

El acuerdo inicial con St. Claire le otorgaba la exclusividad en el predio por un término para que pudieran realizar los trabajos requeridos, que incluían la gestión de permisos, demolición de estructuras y limpieza del área, mitigación, realización de planos y el proceso de financiamiento, entre otros.

“Este contrato no pasó de su fase inicial por las extensiones. Esto era una cosa que tenía nombre y apellido, que era el Puerto Rico Film District”, sostuvo Vallines.

A preguntas sobre qué sucederá con el predio, ya que en las demás parcelas del Distrito de Convenciones se han inaugurado proyectos como hoteles, restaurantes, áreas para espectáculos y otras amenidades, Vallines respondió que buscarán nuevas propuestas.

Aunque hizo claro que no hay nada concreto al presente, adelantó que se encaminan a emitir una solicitud pública de propuestas (RFP, por sus siglas en inglés) para explorar alternativas viables.  

“No estoy limitando a que tiene que ser un estudio de cine o que no lo sea”, expresó.

Demanda por trabajos realizados

Antes de buscar nuevos proponentes para la parcela, la Autoridad del Distrito de Convenciones necesitará atender los pleitos legales relacionados al abortado proyecto.

RKA Studios llegó a demoler algunas de las estructuras viejas que había en las 28.4 cuerdas de terreno, pero hay un caso legal de la empresa Toledo sobre cobro por ese trabajo realizado.

En la demanda también se incluyó a la Autoridad del Distrito, y aunque el Tribunal de Primera Instancia dejó fuera del caso al gobierno, Toledo acudió al apelativo porque los terrenos son propiedad pública, señaló Vallines.

“Al presente está pendiente esa demanda de uno de los contratista. Toledo demandó a RKA por más de $400 mil por no pagarles parte del trabajo”, informó, y agregó que en el caso del gobierno ya han gastado $12 mil de honorarios atendiendo el asunto legal.

Vallines adelantó que parte de la nueva propuesta podría incluir que el proponente asuma la limpieza de los escombros de las demoliciones en el área, ya que la situación económica de la autoridad no les permite asumir ese gasto.

Admitió que para la nueva iniciativa de desarrollo en los terrenos, St. Claire no estaría impedido de someter propuestas.

Al cierre de esta edición, se informó que debido a compromisos, St. Claire no estaría disponible para emitir una reacción.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ELVOCERO.COM