Menú

Se pierden maderas nobles con potencial industrial

Tras el huracán María, cayeron muchos árboles que pudieron haber sido aprovechados como materia prima, pero terminaron en los vertederos

maderas nobles con potencial industrial

La silvicultura no suena a nada nuestro. Cultivar, cortar árboles, desbastar y preparar maderas nobles, trabajarlas, mercadearlas parecen sueños de industrias extrañas a nuestro país. Mencionar caoba, almendro, ausubo nos hace pensar en madera fina importada, imaginar hermosos doseles de bosques extranjeros, de países en donde sí se puede.

En Puerto Rico, nada nuevo se puede; en este caso, porque la madera de nuestros bosques resulta demasiado cara en el mercado puertorriqueño e internacional.

¿Si es tan cara, entonces, por qué botamos los árboles a la basura? Andrés Rúa González cuenta que lanzó esa pregunta en 2011 durante una reunión de peritos en bosques puertorriqueños.

¿Por qué, en Puerto Rico, cada vez que los constructores, los municipios, los particulares, los vientos, las lluvias tumban árboles maderables se les trata como escombros y se paga dinero para cortarlos en trozos o triturarlos? ¿Si son tan caros, entonces, por qué los botamos a la basura? ¿Por qué no convertirlos en madera? En eso consistía la lógica de su pregunta.

Previamente, Rúa, que se hace muchas preguntas, admitía la respuesta oficial de siempre. Sin embargo, su experiencia sembrando árboles, sacándolos del monte, cortando madera, vendiéndola le dio otra respuesta.

Aquel día, los expertos entendieron la pregunta cómo él la entendía, retórica, irónica.

Y, de nuevo, en 2017, con el paso de María se ha vuelto a confirmar.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com