Menú

Semarhy Quiñones Soto defiende con arte la representación

A través de su trabajo creativo, resalta la imagen de mujeres y minorías en las ciencias para romper con estereotipos de quiénes pueden ocupar el campo.

Si alguien le pidiera describir cómo se ve un científico, ¿qué respondería? La mayoría, probablemente, diría que un científico es varón, blanco, socialmente inepto y emocionalmente frío. Esta percepción podría provocarles repelillo a aquellos interesados en la ciencia, pero que no cuadran en ese molde estereotipado.

La realidad es que cualquier persona puede ser científico o científica. El primer paso, sin embargo, debe ser que se hagan visibles al público sus rostros y experiencias. Esto demostraría su diversidad de género, orientación sexual, raza, nivel socioeconómico e historias de vida.

En enero de este año, la Sociedad Americana de Química, a través de su revista profesional Analytical Chemistry, lanzó la iniciativa “Arte, Diversidad e Inclusión”, mediante la cual destaca en la portada mensual los grupos que no están comúnmente representados en las ciencias.

Para la edición del 23 de marzo, la científica humacaeña Semarhy Quiñones Soto fue invitada a dibujar la portada y publicar un editorial explicando su trabajo creativo. Quiñones Soto combina su trabajo artístico con su rol como instructora de Ciencias Biológicas en la Universidad Estatal de California, en Sacramento.

En el editorial, la científica y artista narra cómo, siendo estudiante universitaria, participó en programas para darles oportunidades a los estudiantes latinos en las carreras científicas. Actualmente, Quiñones Soto coordina dos programas similares en su universidad: CSU-LSAMP (Alianza Louis Stokes para la Participación de Minorías en las Ciencias) y NIH-RISE (Iniciativa de Investigación para el Avance de la Ciencia).

La portada muestra a tres científicas. Una de las mujeres lleva un hiyab, pieza de vestir común en aquellas que profesan el islam. Una segunda mujer, en el centro de la imagen, es afrodescendiente. Y la tercera mujer es latina, con pantallas tipo argolla. El calce lee “We Belong in Science” (Pertenecemos a las ciencias).

Como la imagen de mujeres y minorías en las ciencias es mínima, el trabajo artístico de Quiñones Soto consiste en sobrerrepresentar a estos grupos. Partiendo del lema “No puedes ser lo que no puedes ver”, dibuja a científicas latinas, afrodescendientes, de ascendencia aborigen y de una multiplicidad de países. Ellas son modelos a seguir para la mayor cantidad de jóvenes posible.

“Mi decisión de ser científica fue, en parte, inspirada por mi mamá. Ella trabajaba como técnica de laboratorio en la Universidad de Puerto Rico en Humacao. Mi mamá fue mi modelo, pero no todos tienen a un familiar que trabaja en las ciencias”, indicó.

Los comentarios que la científica recibe sobre sus creaciones artísticas en las redes sociales son extremadamente motivadores. “Hay mujeres trabajando como científicas que nunca habían visto a otra científica de su color u origen. Ellas me escriben diciendo: ‘Me siento visible’, ‘Esa soy yo’ y ‘Ya quisiera yo haber visto estos dibujos de niña’”, relató.

Al ver la portada, una científica le escribió dándole las gracias por incluir la mujer con hiyab y le dijo que “fue tanta la alegría de ver su cultura representada en las ciencias, que lloró al ver el arte”. Quiñones Soto expresó que “estas científicas son quienes me motivan a continuar creando imágenes de mujeres en esos roles”.

Incluso, la doctora creó un libro de colorear titulado “Tipos de científicxs”. El libro, disponible en Amazon, tiene como meta informar sobre diferentes disciplinas en las ciencias, ordenadas de la A-Z, mientras ofrece un espacio para que el público se exprese coloreando sus imágenes. Al mismo tiempo, su arte aclara la percepción de que, en las ciencias, solo se trabaja en un laboratorio.

La labor de educar al público sobre la combinación de la ciencia y el arte continúa. En los últimos meses, Quiñones Soto ha presentado charlas virtuales a grupos de estudiantes.

“Durante una de las charlas, un niño exclamó: ‘¿Tú eres científica y artista a la vez?’. Yo dije: ‘Sí’, a lo cual él respondió: ‘Ya sé lo que quiero ser cuando sea grande’”, concluyó la doctora, feliz de ver que sí se puede romper el estereotipo de lo que significa ser científico.

LEA MLA NOTICIA COMPLETA EN ELNUEVODIA.COM