Menú

Senderos Para la Naturaleza visita la Hacienda Pellejas en Adjuntas

Pellejas

El pasado martes 25 de julio, un grupo de 30 personas, entre ellas empleados y familiares, visitamos el Área Natural Protegida Hacienda Pellejas en Adjuntas. Esta área natural alberga una diversidad de vida silvestre y sus quebradas y manantiales alimentan al río Pellejas. La misma, es considerada una de las fincas más prominentes en la isla.

Nos reunimos en el Antiguo Acueducto y de ahí salimos hacia Adjuntas. A eso de las 10:30 a.m. llegamos a la Hacienda Pellejas. El paisaje era espectacular, el verdor de los árboles y el reluciente sol dieron la bienvenida al que sería un día inolvidable. Al llegar, merendamos y nos reunimos en la estructura que en un pasado fue utilizada como una destilería de ron (Ron Pellejas). Carlos Torres, Ricardo Rodríguez y Omar Monzón nos recibieron muy emocionados porque éramos el primer grupo en visitar, oficialmente, esa área natural.

Ellos nos llevaron a conocer diversos detalles de la flora, fauna e historia del lugar. Partimos en una larga caminata por la vereda Las Quebradas. Cada uno iba subiendo por la montaña a su ritmo. No había prisa, todos estábamos contemplando el lugar y disfrutando el recorrido. Llegamos a una estructura que en algún momento sirvió como residencia de los primeros dueños de la Hacienda. El lugar inspiraba tranquilidad y la vista desde allí era impresionante. ¡Es un lugar perfecto para desconectarse de los bullicios de la ciudad!

Tomamos un tiempo de descanso para almorzar y comenzamos nuestra bajada hacia el río.  En el descenso el sol aparecía y desaparecía entre nubarrones, como presagio de la lluvia que se avecinaba. Pero ninguno de los caminantes perdía el ánimo, porque queríamos llegar al río Pellejas, sobre el que tanto nos habían hablado.

Casi llegando al río la lluvia era inminente. Las nubes negras y el sonido de tronadas a lo lejos nos decían que debíamos acelerar el paso, pero aun así estábamos decididos a llegar al río. A pocos metros de llegar, la lluvia comenzó a refrescarnos. Después de llegar y disfrutar la vista al río, regresamos al punto de encuentro.

El recorrido duró alrededor de 4 horas y al final habíamos caminado un promedio de 10,000 pasos. Ya en el camino de regreso a San Juan, todos estábamos muy satisfechos y agradecidos por la excelente labor que realizaron el grupo de trabajo de Ricardo Rodriguez, recogiendo la estructura y preparando las veredas, así como de Omar, Ricardo y Carlos por los excelentes guías que fueron.

Una vez se reestablezca el Programa de Bienestar, les invitaremos a las próximas actividades de Senderos para la Naturaleza entre otras actividades.