Menú

Un estudio muestra que los aceites esenciales presentan beneficios antimicrobianos y antiinflamatorio

El estudio fue realizado por la Universidad de Columbia Británica.

Un estudio realizado por la Universidad de Columbia Británica mostró que las fragancias comerciales que contienen ciertos aceites esenciales también tienen beneficios antibacterianos. 

El estudio, respaldado por Doctor Aromas, mostró que varias fragancias podrían matar microorganismos probados en diferentes concentraciones en un entorno de laboratorio. 

La investigación sugiere que las fragancias comerciales representan un nuevo enfoque potencial para controlar patógenos en áreas cerradas y concurridas, especialmente aquellas que están relacionadas con enfermedades transmitidas por el aire.

Según un estudio reciente, el mercado global de fragancias aromatizantes se estimó en 6,000 millones de dólares en 2018 y se prevé que aumente a 8,000 millones para fines del 2026. 

La popularidad de estos productos ha aumentado debido a sus aplicaciones de aromaterapia, ya que las personas buscan mejorar sus condiciones físicas y psicológicas mientras neutralizan los olores desagradables.

“Dado que las personas pasan en estos días la mayor parte de su tiempo en casa debido a restricciones y a una cultura creciente de trabajo desde el hogar, hemos descubierto que le han dado mucha importancia a la creación de un ambiente hogareño óptimo y propicio para el trabajo y la relajación según el lugar. Las fragancias para el hogar se han convertido en un ingrediente esencial para este fin”, dijo Marcelo Zelicovich, fundador de Doctor Aromas. 

Agregó que “el hecho de que los aceites esenciales derivados de la naturaleza también tengan agentes antibacterianos es un beneficio adicional que consideramos necesario estudiar más a fondo”.

El estudio, dirigido por los investigadores Hagar Bach y Horacio Bach, facultad de medicina de la División de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Columbia Británica en Vancouver, Canadá, probó 25 fragancias comerciales en un panel de cepas de hongos y bacterias patógenas humanas. 

Los resultados mostraron que tres fragancias individuales pudieron impedir el crecimiento de seis cepas bacterianas, mientras que todas las fragancias probadas mostraron actividad antifúngica, incluido el moho que crece en varias superficies. 

Las fragancias que mostraron un aumento en la actividad antibacteriana en el mayor número de cepas bacterianas contenían mentol y citral, que se refieren en términos generales como compuestos antibacterianos. 

Las fragancias que exhiben actividad antifúngica pueden atribuirse a la presencia de geranial y neral, que también se sabe tienen compuestos antifúngicos. 

De particular importancia es el hecho de que dos fragancias aumentaron la secreción de la citoquina antiinflamatoria IL-10 por un mecanismo desconocido. 

Además, estas fragancias contenían D-limoneno y linalol, que han mostrado actividad antiinflamatoria, un resultado importante en particular para las personas que padecen asma.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ELVOCERO.COM