Menú

Urgen ayuda para comprar 112 acres de hábitat de especies y coquíes endémicos cuya conservación es crítica

La protección de este terreno por parte de Para la Naturaleza y Rainforest Trust también salvaguardará el suministro de agua para más de 200,000 personas que residen en el Área Metropolitana.

Ulpiano Casals

La organización puertorriqueña sin fines de lucro, Para la Naturaleza y Rainforest Trust buscan recaudar $ 291,610 para comprar 112 acres de hábitat de anfibios endémicos, mayormente coquíes, cuya conservación es crítica. El área propuesta se encuentra en el sureste de Sierra de Cayey, entre el Área Natural Protegida Ulpiano Casal y el Bosque Estatal de Carite.

El terreno es principalmente de bosque de hoja perenne húmeda, montaña secundaria madura y bosque de palma de Sierra primaria madura. Este ecosistema es uno de los más importantes de la isla, y un epicentro de las comunidades endémicas amenazadas de anfibios de Puerto Rico. El Bosque Estatal Carite, en particular, es un área importante para las aves y un área clave para la biodiversidad.

El Plan de Uso de Terrenos, aprobado por el Gobierno de Puerto Rico en 2015, permite el desarrollo agrícola en esta área. Esta actividad plantea una amenaza inmediata para los hábitats y los recursos hídricos. Mediante la conservación de este predio sería posible conectar dos áreas naturales protegidas, al tiempo que se restauran 10 acres de tierras. Esta restauración mejorará el hábitat de al menos 10 especies en peligro de extinción.

“Para la Naturaleza quiere conservar el 33% de las tierras del país para el 2033. Nuestra meta es preservar terrenos de alto valor ecológico, como estos que queremos adquirir en la Sierra de Cayey, hogar de una docena de especies nativas amenazadas. Aquí también nace el río Grande de Loiza, el que abastece el embalse de Carraizo en la ruta hasta su desembocadura. El que se trate de un predio continuo a otras áreas naturales protegidas permite la creación de uno de los muchos corredores biológicos que vamos a establecer en las islas de Puerto Rico. Los corredores ofrecen movilidad a la fauna de cada zona incrementando sus posibilidades de sobrevivir y prosperar ante los estresores del cambio climático”,explicó el Licenciado Fernando Lloveras, presidente de la organización Para la Naturaleza.

Las montañas de la Sierra de Cayey son el segundo centro más rico en especies de árboles endémicos en Puerto Rico. El Palo de Jazmín que habita en el área se encuentra en peligro crítico y es una de las especies de árboles endémicos más raras de Puerto Rico. La elevación, la humedad y la topografía variada crea diversos microclimas que también sostienen una rica variedad de helechos y licofitos.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN LaIslaOeste.com