Menú

Vecinos reforestan la Playa de Ponce

Además, con la ayuda de Para la Naturaleza equipan un centro con placas solares y colocarán un sistema de recolección de lluvia

Con la siembra de 63 árboles, los residentes de la Playa de Ponce añadieron la reforestación a su amplio proyecto de remozamiento urbano, que esperan pueda replicarse en todo el municipio.

Hace poco más de dos años, desarrollaron con éxito dos jardines de lluvia para reducir los contaminantes de la escorrentía que llega a la costa. Eso los motivó a hacer más por su barrio, y apuntaron a actividades de siembra para rescatar y darles usos beneficiosos a la gran cantidad de solares baldíos que los rodean.

Roberto Ortiz, quien es pastor en la Playa, contó que crearon la organización de base comunitaria Un Nuevo Amanecer y contactaron a la entidad Para la Naturaleza, que se comprometió con la iniciativa de siembra.Para la Naturaleza tiene como meta reforestar el 33% de la isla para 2033. Actualmente, esa cifra es de 16%.

Así, los primeros árboles se sembraron, en noviembre pasado, en las inmediaciones de la villa pesquera (costa y área pasiva). Entre las especies sembradas hubo úcar, uva playera, emajagüilla y roble.

“Comenzamos como un proyecto piloto en la villa pesquera. Ahora, contamos con la ayuda de Para la Naturaleza y estamos en contacto con la Escuela de Arquitectura de Ponce (de la Pontificia Universidad Católica) para diseñar bosques urbanos en los terrenos baldíos”, dijo Ortiz.

Tenemos una particularidad: somos zona costera e inundable. Con el pasar de los años, los distintos gobiernos expropiaron a los residentes y los reubicaron, pero ahora esos terrenos se han convertido en sitios abandonados y sin atractivo. Queremos rescatarlos”, agregó.

Relató que, en 2019, Un Nuevo Amanecer le solicitó al Municipio de Ponce las instalaciones –desocupadas– de un antiguo cuartel y el ayuntamiento se las rentó. Ahora, es la sede de varios grupos que dan servicio directo a la comunidad.

Según Ortiz, Para la Naturaleza “vio lo que hacíamos y nos preguntó si queríamos unirnos a su iniciativa de centros resilientes”, es decir, espacios a los que las personas puedan acudir en caso de emergencias o eventos atmosféricos. “Les dijimos que sí y ya nos instalaron placas solares con baterías y estamos a la espera de que nos coloquen el sistema de recolección y purificación de agua”, indicó.

LEE LA NOTICIA COMPLETA EN ELNUEVODIA.COM