Menú

De la conservación
a la revitalización de Puerto Rico

El paso de los huracanes Irma y María marcaron un cambio drástico y Para la Naturaleza no fue la excepción. En un abrir y cerrar de ojos fuimos de la conservación a la recuperación y ahora trabajamos en la revitalización de los ecosistemas y de las comunidades que fueron duramente golpeadas.

Las aportaciones de nuestros donantes, el servicio voluntario y la dedicación de nuestro equipo hicieron y siguen haciendo posible la recuperación de bosques, cuerpos de agua y comunidades en Puerto Rico.

Ustedes fueron parte indispensable de este cambio y hoy nos complace contarles como su compromiso se ha concretado.

Reforestación

Estudios realizados por el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley revelaron que el huracán María causó la mortalidad de 31 millones de árboles en las islas de Puerto Rico.

En respuesta a esto, expandimos nuestros cinco viveros para lanzar un programa de reforestación que busca aprovechar una oportunidad única para reintroducir especies nativas, endémicas y raras.

Con el apoyo ciudadano y de organizaciones, hemos sembrado sobre 70,000 árboles en los últimos dos años, de los cuales más de 34,000 se han sembrado en 2019.

Expedia visitó a Puerto Rico para apoyar la reforestación.

JetBlue visitó la comunidad Marueños en Ponce para la siembra de 37 árboles de cacao en su huerto comunitario, proyecto agroecológico que se fundó en el 2012.

También agradecemos a Citibank, Alight, T-Mobile, por su colaboración y apoyo a nuestros esfuerzos de reforestación y por ayudarnos a sembrar árboles a través de nuestras islas.  

50 niños y niñas pacientes y sobrevivientes de cáncer cumplen un sueño al realizar su primera siembra de árboles nativos en Dorado

“A todas las familias que participarán en la siembra de estos árboles nativos, que formarán un nuevo bosque, les recordamos que con este gesto están haciendo espacio para albergar más vidas. Les deseamos que experimenten la presencia noble, la belleza y la fortaleza de sus hijos al cuidar este espacio y verlo crecer.”  

– Fernando Lloveras

Lanzan 1er estudio del efecto de María en las aves del país

La paloma turca y la reinita muestran una detectabilidad sustancialmente menor luego del huracán. Una razón más para reforestar.

Si sientes pasión por la biología puedes leer el estudio completo.​

El Foro de las Naciones Unidas sobre los Bosques observó que los árboles podrían reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en alrededor de 15 gigatoneladas de CO2 al año para 2050, lo que podría ser suficiente para limitar el calentamiento por debajo de los 2° C, el objetivo establecido por la comunidad internacional en 2015. Hoy en día, los combustibles fósiles emiten 36 gigatoneladas cada año.

Agroecología

El movimiento agroecológico en Puerto Rico es admirable.  Jóvenes, familias y comunidades enteras se están uniendo para formar un nuevo modelo agrícola que respeta e incorpora la conservación de la naturaleza como parte de su actividad económica.

El cambio está sobre la mesa

Ven y disfruta de una cena hecha con ingredientes locales mientras apoyas el movimiento agroecológico en Puerto Rico.

De la recuperación a la revitalización

$289,000

Una donación histórica de Rotary International apoya al movimiento agroecológico en Puerto Rico

“Se trata de trabajar la agricultura en alianza con la naturaleza, de vivir en armonía con la tierra. Nos corresponde respaldar modelos de agricultura que respeten la base de los recursos de los que todos dependemos. Esto es vital para asegurar la perdurabilidad de la agricultura en el tiempo, y que las futuras generaciones puedan convivir en armonía caribeña.” 

– Salvador Coleman, Coordinador Proyecto Agroecología, Para la Naturaleza 

Comunidades

Cuidar de un ecosistema es un esfuerzo colectivo. El rol de las comunidades es crucial. 

Hemos estado trabajando con más de 30 comunidades. Durante el proceso hemos aprendido y caminado con ellas para encontrar soluciones ecológicas a los retos que enfrentan.  

Se fortalecen en cinco comunidades con la apertura de nuevos centros resilientes

Juan Domingo en Acción
Metro-Centro

Comunidad Toro Negro
Norte

Taller Salud
Metro-Centro

Primera Iglesia Bautista de Barranquitas
Metro-Centro

Primera Iglesia Bautista de Rio Piedras
Metro-Centro

La Fundación Panamericana para el Desarrollo (PADF, por sus siglas en inglés) y la Fundación PepsiCo se unen a Para La Naturaleza para establecer nuevos centros resilientes con sistemas de energía solar y captación y filtración de agua de lluvia en diez comunidades.

Mapa Madre: Una coalición por el agua

En los últimos dos años hemos colaborado con cinco comunidades aledañas a la cuenca del Río Grande de Manatí. Esta coalición se ha unido para proteger el cuerpo de agua.

Para la Naturaleza y Rainforest Trust se unen para adquirir 112 acres

El área se encuentra entre el Área Natural Protegida Ulpiano Casal y el Bosque Estatal de Carite.  Mediante la conservación de este predio es posible conectar dos áreas naturales protegidas, al tiempo que se restauran diez acres de tierras. Esta restauración mejorará el hábitat de al menos diez especies en peligro de extinción. La protección de este terreno salvaguardará el suministro de agua para más de 200,000 personas que residen en el área metropolitana.

Educación

Niños, familias y colaboradores experimentan el poder transformador de la naturaleza junto a nuestros intérpretes y amigos.

Sembrando amor y compromiso en nuestras escuelas

“Me gustó mucho la experiencia de trabajar en el huerto y de tener un proyecto que podremos dejar a otros niños para que puedan disfrutar de lo que hemos hecho y lo continúen haciendo mejor.”

Juan, uno de los estudiantes participantes

Con el apoyo de la National Recreation Foundation, los estudiantes de la Escuela Inés María Mendoza de Caimito dedicaron tiempo luego de horas escolares para restaurar un huerto que quedó deshecho por el paso de los huracanes.

Transportados en el tiempo

“Dejé respeto aquí y me llevo amigos, amor y aprendizaje.”
– Gala Rodríguez Belén, joven participante del Taller de Inmersión auspiciado por The North Face.

Por cinco días, 20 jóvenes entre las edades de 8 a 12 años acamparon en los terrenos del Antiguo Acueducto del río Piedras.

ANTIGUO ACUEDUCTO
Denominado tesoro histórico en el 2015 por el National Trust for Historic Preservation, el Antiguo Acueducto constituyó la primera fuente de agua potable para la ciudad de San Juan. Esta construcción data de finales del siglo 19.

Florecen 30 años de trabajo en la 30ma edición de Feria Para la Naturaleza

Aun más para contar:

Escucha la conversación de nuestro presidente Fernando Lloveras con el periodista Benjamin Torres Gotay.

Lanzamos nuestro podcast. Suscríbete a Ecotono desde tu celular.

Síguenos en las redes y conoce cómo tu apoyo continúa fortaleciendo ecosistemas y comunidades en Puerto Rico. 

A dos años de María Para la Naturaleza ha sembrado 70 mil árboles nativos con la ayuda de 7,000 voluntarios

La meta es sembrar otros 680 mil en los próximos cinco años

Datos reportados por el Instituto de Dasonomía Tropical durante el 2017 indican que el Huracán María provocó la mortalidad de un 30% de los árboles tras su paso por Puerto Rico. Otros estudios realizados por el Laboratorio Nacional de Lawrence Berkeley revelaron que el evento atmosférico causó daños severos y la mortalidad de 31 millones de árboles del archipiélago.

Tras el paso de María, Para la Naturaleza estableció el abarcador programa de reforestación  Hábitat, que tiene como meta la siembra de 750 mil árboles nativos y endémicos en un periodo de siete años. También ha desarrollado iniciativas de  apoyo para agricultores agroecológicos y para las comunidades aledañas a las áreas naturales que protege la organización.

A dos años del paso del huracán María, ya se han sembrado y mantenido unos 70 mil árboles nativos y endémicos con la ayuda de 7,500 personas voluntarias, organizaciones, escuelas, municipios, agencias federales y estatales.

Una parte importante del programa Hábitat es el acompañamiento de los árboles sembrados para asegurar su sobrevivencia. Junto a voluntarios, el equipo de trabajo de Para la Naturaleza ofrece mantenimiento mensual a estas siembras y sustituyen los árboles que no hayan sobrevivido. Hasta el momento, un 85% de las siembras son exitosas.

Las especies nativas más sembradas son capa, capá blanco, capá prieto, cedro, malagueta, péndula, cordias, uvas playeras y guaraguao. 

Estas y otras especies crecen en los cinco viveros que la organización mantiene dentro de sus centros de visitantes Cañón de San Cristóbal, en Barranquitas, Hacienda La Esperanza, en Manatí, Hacienda Buena Vista, en Ponce, Jardín Botánico sur en Río Piedras y Cabezas de San Juan, en Fajardo.

A estos viveros se suman otros ocho que se han creado en diferentes escuelas públicas y privadas junto a la comunidad del plantel para que los utilicen como huertos y su cosecha rinda para el consumo de alimentos diarios así como para ventas comunitarias ocasionales.

Aún hay mucho por hacer

Para llegar a la meta de sembrar 750 mil árboles se necesita de mucha ayuda, por lo que la organización creó el programa de Ciudadanos Botánicos, con voluntarios adiestrados por expertos para trabajar en las áreas de identificación de árboles, recolección de semillas, reforestación, educación, reclutamiento de nuevos voluntarios y entrada de datos.

Hay 58 Ciudadanos Botánicos en diferentes pueblos, incluyendo la isla de Culebra y próximamente habrá uno en Vieques.

Los Ciudadano Botánicos liderarán las salidas de campo junto a otros voluntarios para recolectar semillas.  Otros dirigen grupos durante actividades de siembra o mantenimiento de viveros, mientras algunos educan y reclutan voluntarios para las actividades del programa Hábitat y apoyan al personal de la organización con la base de datos.

“Los ciudadanos y las comunidades son un componente primordial del programa Hábitat. Con la ayuda económica de varias organizaciones benéficas, se identificaron 30 comunidades cercanas a nuestras áreas naturales protegidas para habilitar 30 centros resilientes capacitados con placas solares, baterías y sistema de recolección y purificación de agua, para que las comunidades tengan un espacio donde acudir en caso de una futura emergencia o evento atmosférico. Once de estos centros ya están en manos de las comunidades y los demás están por completarse”, comentó el Licenciado Fernando Lloveras San Miguel, presidente de Para la Naturaleza.

Varios de estos centros se ubican en Ceiba, Naguabo, San Juan, Maunabo, Vieques, Culebra, Barranquitas, Loíza y Guaynabo.

Otra de las secuelas que más impactó a Puerto Rico luego del paso del huracán María fue la falta de alimentos disponibles para el consumo diario, ya que Puerto Rico importa alrededor de 85% de sus alimentos. Ante este enorme reto, la agricultura ecológica es imprescindible para la seguridad alimentaria y el cuidado de los suelos y el agua.

Las cosechas de los agricultores locales fueron afectadas por el paso de Irma y luego María. Para la Naturaleza ha organizado varias rondas de 75 subvenciones monetarias para ayudar a los agricultores a estabilizar sus fincas y cubrir los gastos asociados a la emergencia. Actualmente, Para la Naturaleza trabaja junto a otras organizaciones benéficas para otorgar subvenciones adicionales. Como parte del impulso a la agroecología, Para la Naturaleza planifica ofrecer una serie de talleres para agricultores sobre agronegocios, administración de fincas y planes de operación y financieros.

“Tenemos que unirnos como ciudadanos para proteger la naturaleza y apoyar su revitalización. Se trata del futuro de muchas comunidades vulnerables y de la vida en muchos ecosistemas. Todos debemos aportar exigiendo los cambios colectivos que son necesarios para atender la crisis climática y adoptando los comportamientos que permitirán la regeneración del planeta.” añadió Lloveras San Miguel.

Para los próximos años Para la Naturaleza continuará los esfuerzos de reforestación masiva para llegar a la meta de 750,000 árboles, así como el reclutamiento de líderes y voluntarios que quieran unirse a la protección del planeta para fomentar una cultura ecológica en Puerto Rico.

Rotary International: Una ayuda económica sin precedentes

Luego del paso de los huracanes en 2017, el Club Rotario en el estado de Georgia vió una oportunidad para aportar al esfuerzo de reconstrucción de las islas de Puerto Rico y comenzó a hacer gestiones para lograr una subvención que proveyera ayuda económica. Rotary International otorgó $289,000 dólares posiblemente una de las aportaciones económicas más generosas que hayamos recibido en Para la Naturaleza. 

El proyecto que impulsa Rotary junto a Para la Naturaleza y el cual cuenta con el apoyo de PRxPR está diseñado para tener un impacto positivo en la comunidad agrícola.  La meta es utilizar estos fondos para reconstruir la infraestructura de proyectos agrícolas a la vez que apoyamos el adiestramiento de agricultores en prácticas sustentables. Atenderá una gran variedad de necesidades de proyectos de diversas escalas: desde huertos, hasta fincas de 20 cuerdas o más. Tenemos la expectativa que los participantes puedan adiestrar a otros en las prácticas de conservación del suelo, el agua y la biodiversidad para que el proyecto sea auto-replicable y rinda larga vida. El impacto de esta iniciativa tiene el potencial de sentirse a través de varias generaciones.

¿Qué es la agricultura sostenible?

La agricultura sostenible debe garantizar la seguridad alimentaria mundial y al mismo tiempo promover ecosistemas saludables […] apoyando la gestión sostenible de la tierra, el agua y los recursos naturales. Para ser sostenible, la agricultura debe satisfacer las necesidades de las generaciones presentes y futuras de sus productos y servicios, garantizando al mismo tiempo la rentabilidad, la salud del medio ambiente y la equidad social y económica.

Fuente: http://www.fao.org/sustainable-development-goals/overview/fao-and-post-2015/sustainable-agriculture/es/ó

Sembrando amor y compromiso en nuestras escuelas

Como parte de nuestra misión, recientemente trabajamos de la mano con seis escuelas de Instituto Nueva Escuela (INE) para crear obras que inspiren a jóvenes a conectar con su ecosistema. En la Escuela Inés María Mendoza de Caimito, un grupo de estudiantes laboraron luego de clases durante un semestre escolar para restaurar un huerto que quedó afectado por el paso de los huracanes en 2017.

El programa, que opera luego del horario de clases, ofrece un taller educativo a los estudiantes gracias a los fondos otorgados por la National Recreation Foundation y atiende a los alumnos de seis escuelas en diferentes partes de la isla.

Los estudiantes, apoyados por sus padres y maestros, trabajaron bancos de siembra, cuatro huertos, y dos mariposarios. Aprendieron cómo cosechar con éxito: desde identificar las siembras adecuadas para su espacio, hasta asegurar cultivos constantes. Como si fuera poco, la cosecha que se produzca será para el consumo del comedor escolar y para recaudar fondos para su escuela.

El futuro de Puerto Rico y el bienestar de nuestro entorno están en manos de nuestros jóvenes. Juzgando por la obra de amor realizada por todos estos estudiantes y los frutos que están por venir, confiamos que tenemos un futuro brillante por delante.

Jóvenes conectan con la naturaleza en Taller de Inmersión

Durante cinco días, 20 jóvenes entre las edades de 8 y 12 años acamparon en los terrenos del Río Piedras. Este Taller de Inmersión, ofrecido durante el verano, le brindó la oportunidad a estos niños a desconectarse de la tecnología por unos días y reconectar con su entorno natural. Mediante experiencias únicas y divertidas, los participantes tuvieron la oportunidad de aprender a apreciar y valorar la naturaleza. Todos tendrán la oportunidad de participar nuevamente en años próximos como líderes ambientales, y así continuar propagando las experiencias de inmersión en la naturaleza para jóvenes. Los participantes del taller son vecinos de las comunidades de Río Piedras, Barranquitas, Cidra y Gurabo.

Parte de la actividades incluyeron visitas al Cañón de San Cristóbal en Barranquitas y al Vivero de Río Piedras, entre otros. Los participantes pudieron conocer las características de estos ecosistemas, mientras aprendían a identificar, sembrar y cuidar árboles nativos y endémicos.

Otra novedad del taller fue que, por primera vez, el 75% de los alimentos de los participantes vinieron de 18 agricultores agroecológicos locales. Esta labor fue gracias al colectivo La Unitaria Común quienes prepararon 630 platos de comida para las 30 personas que formaron parte del taller.

Por segunda ocasión, el taller fue auspiciado por la fundación The North Face Explore Fund, creada por la compañía The North Face. Su misión es apoyar programas que fomenten entre los jóvenes las actividades al aire libre y brindarles los recursos para que sean embajadores de la naturaleza.